Sando logra el respaldo de la banca al refinanciar 600 millones

Empresas, EXPANSION

El grupo Sando, una de las grandes referencias del sector constructor en Andalucía, ha alcanzado un acuerdo con sus principales acreedores para refinanciar su deuda y garantizar la viabilidad de la empresa a largo plazo.

La constructora de la familia Sánchez Domínguez ha conseguido reducir la carga financiera desde los 600 millones de euros hasta los 77,7 millones de euros.

Tras varios meses de negociaciones, la operación ha sido posible gracias a los compromisos de generación de negocio adquiridos por la empresa, el plan de desinversiones pactado y un acuerdo de conversión de parte del pasivo.

Desde Sando no han querido hacer comentarios sobre los términos de la refinanciación, pero destacan que a partir de ahora la compañía dispone de «un horizonte despejado». Una vez completado el plan de desinversiones por 50 millones (activos inmobiliarios) la empresa reducirá la deuda a 27 millones, con un apalancamiento acorde a la generación de negocio.

Sando factura unos 200 millones de euros anuales, con un resultado bruto de explotación (ebitda) de seis millones. La cartera de producción, entre construcción y servicios, asciende a 600 millones. La firma incluye la concesión de una nueva línea de avales por importe de 15 millones de euros para nuevos proyectos.

En la anterior refinanciación, acordada en 2016, Sando y la banca establecieron una opción de capitalización de deuda a través de instrumentos convertibles, hasta un máximo del 40% del capital. Según las fuentes financieras consultadas, el acuerdo suscrito activa este mecanismo.

Más actividad

Entre los principales acreedores de Sando figura Santander, BBVA, Bankia, Unicaja y Bank of America, entre otros. La banca ha contado con el asesoramiento financiero de Deloitte y del despacho Dentons. Los fundadores de la empresa conservarán la mayoría.

El grupo presidido por Luis Sánchez, que ha contado con el asesoramiento de Cuatrecasas, ha logrado el respaldo de la banca después de poner en marcha un plan estratégico donde desaparece la promoción inmobiliaria para centrarse en construcción y servicios.

La compañía acaba de ganar nuevos contratos con Adif para completar el corredor Mediterráneo con un presupuesto de 86 millones. Con Acciona, la empresa de la familia Sánchez Domínguez ha comenzado las obras de un hotel de la cadena Ikos en Málaga con una inversión de 150 millones. En Torremolinos, la empresa ha iniciado junto a ACS las obras para la construcción de un gran centro comercial con un presupuesto de 160 millones de euros.

La otra gran pata de negocio de la empresa son lo servicios, con contratos de limpieza en España y en Marruecos.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top