Los resultados de los brókeres caen golpeados por la nueva regulación

EXPANSION, Mercados

El cúmulo de requerimientos para cumplir con Mifid II, la elevada competencia y unos mercados complicados pasan factura a la cuenta de las empresas de servicios de inversión.

Cambios en el ránking de resultados de las sociedades y agencias de valores. El sector ha vivido un periodo convulso en 2018, con la adaptación de la normativa Mifid II, que ha requerido de las entidades unos recursos ingentes que les han pasado factura. Además ha llegado en un momento en el que el negocio ha sido complicado, con la caída generalizada de los mercados. Y si se complica obtener rentabilidad para los clientes, se nota sobre todo en el último trimestre, que es cuando se cobra la comisión de éxito por buenos resultados.

Con este telón de fondo, 21 agencias y 18 sociedades de valores registraron un resultado negativo a cierre de 2018, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Pero el heterogéneo abanico de tipo de negocios y operativa en la que se ha especializado cada entidad ha marcado grandes diferencias en sus resultados. Los más expuestos al cliente minorista y a la ejecución en renta variable han sufrido más que los que operan en derivados o renta fija.

Entre las sociedades de valores, que pueden operar por cuenta propia y ajena, Mapfre Inversión se mantiene en el primer puesto del ránking por beneficio, con un resultado de 60,63 millones de euros, un 21% más que un año antes.

Pero el resto de los que se subieron al podio en 2017 sufrieron un importante revés en su resultado en el último año. Trea Capital ha pasado de ser la segunda sociedad por beneficio a registrar una cifra negativa de 420.000 euros. Esto se explica por los ingresos extraordinarios que obtuvieron en 2017 por «la transmisión de una línea de negocio», según la entidad.

Por su parte, Morgan Stanley y Merrill Lynch han sufrido descensos superiores al 60%, lo que les ha hecho pasar de rondar los 30 millones a bajar a las cercanías de los 10 millones de euros.

Inverseguros, Fidentiis, Alantra y UBS son otras grandes firmas que han visto empeorar su resultado de forma notable. Inverseguros y UBS han pasado de ganar más de 2,2 millones a entrar en números rojos. Es llamativo el caso de la firma suiza, que junto a ACF son las dos sociedades con pérdidas de más calado, ya que superan los cinco millones de euros (ver gráfico adjunto).

Hay entidades que han sabido sacar provecho del escenario y dan un paso adelante obteniendo réditos de su perfil diferencial. Altura Markets, entidad especializada en futuros y opciones, aumentó su resultado un 45%, hasta los 13,7 millones de euros. Se colocó así en el segundo puesto en el ránking por resultado, detrás de Mapfre.

CIMD, propietario de Intermoney, mejora su resultado un 20%, hasta los 4,3 millones de euros. En su caso se benefició de la autorización de un OTF (Organized Trading Facility), un centro de organización que cumple con los requisitos de Mifid II y que reforzó su relación con clientes europeos. Además, CIMD no hace renta variable, que es donde más ha impactado la normativa. Sin embargo, Intermoney Valores pasa de ganar 207.000 millones a perder 3,7 millones en 2018. En su caso se ha visto penalizada por Mifid y el cierre de la sucursal en Portugal.

En 2018 ha habido cambios importantes en el cómputo de empresas de servicios de inversión. Santander y Bankinter han dejado de ofrecer sus datos, al integrar sus sociedades de valores en el grupo. También desaparece Consulnor.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top