Santander frena en seco sus emisiones de deuda en España

Empresas, EXPANSION

Edificio de Banco Santander.

El grupo emite 9.000 millones en 2019, pero solo 2.550 desde la matriz. El volumen colocado se desploma un 60% frente al año pasado.

Los mayores bancos europeos se han apresurado a salir al mercado de deuda en 2019 para demostrar a los inversores que tienen las puertas abiertas y que pueden cubrir sin problemas sus necesidades tanto de liquidez como de acopio de colchones regulatorios. Pero uno de los grandes se ha salido del guion: Santander no está en ese grupo. La entidad ha frenado en seco su apelación al mercado desde la matriz en este arranque de año, hasta el punto de que el volumen colocado es un 60% inferior al del ejercicio pasado por estas mismas fechas.

Es más, por primera vez en mucho tiempo Santander no es el banco español que lidera el volumen de emisiones: BBVA le ha tomado la delantera y CaixaBank le pisa los talones.

Con solo dos emisiones públicas por 2.550 millones de euros que corresponden a una colocación de CoCos en febrero y otra de cédulas el último día de abril, las cifras de Santander contrastan con los 6.435 millones que vendió en el mismo periodo de 2018 y los 5.600 millones de 2017.

El contraste se produce también dentro del propio grupo, porque no todas las filiales han seguido el mismo esquema. Santander ha emitido más de 9.000 millones de euros a nivel global en lo que va de ejercicio y esta vez menos del 30% se ha hecho desde España, donde está la matriz y el centro corporativo.

Fuentes financieras señalan que la eficiencia y la protección de sus ratios de rentabilidad explican este recorte en la venta de deuda. El mercado de emisiones se tensó en las primeras semanas del año y los diferenciales se ensancharon, lo que hizo más caro emitir. Sin prisa por colocar bonos y sin necesidades acuciantes, el banco presidido por Ana Botín optó por mantenerse al margen de la tormenta. Pero ahora que las aguas han vuelto a su cauce y los costes de emisión han bajado, Santander tampoco ha pisado precisamente el acelerador.

Y eso que su plan de emisiones para 2019 es intenso. La entidad venderá este año entre 7.500 y 11.500 millones de euros, según las estimaciones comunicadas al mercado, una cifra que incluso puede ser superior a los 10.300 millones del año pasado si llega a la parte alta de la horquilla. Por ahora lleva menos del 35% en el mejor de los casos, cuando hace 12 meses iba por más del 60%.

Menos intereses

Este retraso en las emisiones supone unos menores costes para Santander, que se ahorra el pago de los intereses por unos meses y puede dedicar ese dinero a otros fines. Pero esa opción no siempre ha estado en su mano.

El banco tiene la capacidad de dilatar la apelación al mercado hasta que le venga bien este año porque la deuda que quiere emitir es la más sencilla, barata y que menos oscilaciones tiene en el precio. Las cédulas hipotecarias y la deuda sénior preferente copan el grueso de las intenciones emisoras de la entidad, hasta el punto de que solo 1.500 millones de euros vendrán por la vía de los instrumentos más caros, con una colocación neta prevista de 500 millones en CoCos y de 1.000 millones en deuda subordinada.

Estos últimos instrumentos de deuda son más volátiles y los bancos tienden a aprovechar las ventanas que haya para lanzarse a venderlos, así que las colocaciones no pueden ajustarse tanto a las necesidades de la entidad, sino más bien al apetito de los inversores. Con las cédulas y la deuda sénior preferente la tiranía del mercado es menor y se pueden elegir mejor los tiempos.

A la vez, Santander ha diseñado un plan de emisiones con un peso de la deuda subordinada, los bonos sénior no preferentes y los CoCos radicalmente menor en 2019 que en los dos años anteriores. La entidad considera que ya ha cumplido con la regulación y ha amasado los colchones que se le exigen, así que ha anunciado que se centrará en emitir solo para conseguir liquidez y según lleguen los vencimientos de las colocaciones antiguas. Para eso ha optado por los instrumentos más baratos con la meta de ganar eficiencia y contener los costes, e incluso con ellos está pisando el freno para no pagar intereses ni un día antes de lo estrictamente necesario.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top