Telefónica y ACS logran más de 500 millones en créditos a medida de inversores alemanes

Empresas, EXPANSION

Florentino Pérez (i), presidente de ACS, y José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

Las filiales germanas de ambas compañías apelan al mercado alemán de deuda a medida para recaudar fondos. La operadora eleva su préstamo de 150 a 360 millones por la alta demanda.

La filial de Telefónica en Alemania ya tiene el dinero en el bolsillo y la participada de ACS en ese país está cerca de ello. Entre las dos, la suma supera los 500 millones de euros y puede todavía incrementarse. En ambos casos, son inversores alemanes en una gran parte los que han extendido el cheque y lo han hecho por una vía no tradicional.

Telefónica Deutschland y Hochtief han apelado a un mercado que cada vez gana más protagonismo y que permite obtener liquidez casi a medida de las necesidades. Se trata de un tipo de deuda específico de Alemania que responde al nombre de schuldschein y que ha dejado de ser terreno acotado para empresas e inversores germanos y ha comenzado a internacionalizarse.

Lo que se consigue con esta deuda no es ni un préstamo ni un bono, sino un híbrido entre ambos con las características que la empresa que pide el dinero prefiera, según aseguran expertos en este mercado. El tipo de inversor es el típico de un préstamo, ya que normalmente son bancos (sobre todo entidades alemanas medianas y pequeñas). Los plazos, en cambio, puede llegar hasta los 10 o los 12 años, y eso es más típico de un bono.

Pero también tiene ventajas con respecto a las emisiones tradicionales de deuda y no solo en la menor burocracia que conlleva, sino incluso en el precio. «El mercado schuldschein permite una ejecución rápida y eficiente basada en una documentación reducida y ahora mismo ofrece unas condiciones de financiación más atractivas que el mercado de bonos», explican fuentes de Telefónica Deutschland.

La filial alemana de Telefónica ya probó los beneficios de esta deuda el año pasado, con una emisión de 200 millones que finalmente elevó hasta los 250 millones. Ahora ha vuelto a repetir, e incluso con mejores resultados.

Fuerte apetito

La operadora lanzó inicialmente una apelación de 150 millones con la intención de conseguir fondos para «refinanciar deuda existente y también para incidir en la diversificación de la base de inversores y para mejorar la flexibilidad financiera», añade la compañía. Sin embargo, el apetito despertado entre los inversores y los buenos precios ofrecidos a cambio del dinero llevaron a Telefónica a incrementar la suma.

«Nuestro objetivo inicial eran 150 millones, pero dada la elevada demanda y después de conseguir un libro de órdenes muy diversificado, al final hemos colocado un total de 360 millones de euros», señala la operadora. Lo ha hecho a varios plazos distintos, ya que hay tramos con vencimiento a cinco, siete y diez años.

Hochtief no ha aumentado todavía su apelación, pero está a tiempo. Hasta esta semana no se cierra el plazo para presentar ofertas y será entonces cuando la filial de ACS valore el apetito de los inversores y decida si mantiene los 150 millones pedidos inicialmente o incrementa la suma.

En 2017 lo hizo. Y de forma considerable. La constructora participada mayoritariamente por la compañía de Florentino Pérez salió a por 150 millones y se llevó finalmente más del triple: 500 millones.

Telefónica y ACS han provechado que tienen filiales germanas para acceder a esta financiación flexible, diversificada y más barata, pero no es necesario tener una sede en Alemania para abrir la puerta de este mercado. La Comunidad de Madrid lo ha demostrado. Con BBVA como banco director, consiguió en marzo 220 millones para financiar proyectos sostenibles. Acciona tiene un préstamo concedido en la plaza germana y el ICO ha participado como banco inversor.

También la francesa Peugeot está preparando su estreno en la deuda schuldschein; la italiana Pirelli, la noruega Elkem o la danesa Schouw ya lo han hecho.

Pese al crecimiento y la internacionalización de este mercado, el número de bancos especializados en intermediar las operaciones y casar los intereses de los emisores y los inversores es limitado, ya que se requiere un fuerte conocimiento del mercado alemán que permita tener acceso a las mejores fuentes del dinero y dar confianza a los que van a desembolsarlo. UniCredit, por su implantación en Alemania, es uno de los bancos de inversión que ha participado en más préstamos, al igual que BNP Paribas. Los alemanes Commerzbank, BayernLB y LBBW también están muy alto en la clasificación, donde igualmente figura el británico HSBC.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top