Pablo Iglesias negociará la formación de Gobierno con el PSOE tras las elecciones autonómicas y municipales

Economia, EXPANSION

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, hoy durante el desayuno informativo con Isabel Serra, candidata por Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie a la Presidencia de Madrid.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha señalado hoy que «está convencido» de que Unidas Podemos gobernará junto al PSOE y ha matizado que el proceso de diálogo «va a iniciarse después de las elecciones» autonómicas y municipales, y que implicará trabajar muchas horas, esfuerzo, «momentos mejores y peores» y presiones.

«Estoy convencido de que vamos a gobernar juntos, pero ese punto de llegada va a implicar un proceso que va a ser largo, va a iniciarse después de las elecciones autonómicas, municipales y europeas y que va a implicar trabajar muchas horas, dedicar muchos esfuerzos, habrá momentos mejores y peores en ese dialogo y habrá muchísimas presiones», ha apuntado hoy Iglesias en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum en el que participaba la candidata a la Comunidad de Madrid de Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie, Isa Serra.

El secretario general de Podemos ha pronosticado que «los acuerdos en base a bloques programáticos muy concretos se van a convertir en realidad», de izquierdas o de derechas, porque «a algunos sectores socialistas les encantaría llegar a acuerdos con Ciudadanos, pero esto ya no es posible», dado que en las elecciones generales «los ciudadanos han votado señalando un camino muy claro».

Según Iglesias, en esta etapa de la historia del país existe «cierta autonomía» en la vida política y que en «España y en las comunidades autónomas se acabaron los gobiernos monocolor». «Estamos en una época en la que los acuerdos en torno a bloques programáticos muy concretos y específicos se van a convertir en la realidad, incluso a pesar de que a sectores del PSOE les gustaría llegar a un acuerdo con Ciudadanos, (…) nosotros en España nacimos para gobernar», ha subrayado.

En este punto, el líder ‘morado’ ha señalado que en la región también aspiran a gobernar y que por esta razón sufren ataques por parte de los candidatos del PP. Cree que Madrid es uno de los «grandes bastiones de resistencia del poder político de la derecha, del PP», y ha apuntado que ese poder tiene su origen en una «operación corrupta» que fue «la compra de dos diputados del PSOE, Tamayo y Sáez».

Así, ha asegurado que la región tiene competencias determinantes para el bienestar social, en Educación y Sanidad, lo que ha producido un «expolio de lo público». Para Iglesias, en Madrid se ha dado una clase empresarial («que realmente no es empresarial») que es una «lumpenoligarquía que desconoce lo que significa el esfuerzo y lo que significa el talento». A su juicio, los ataques que lanzan desde el PP a Serra, señalando que «quema cajeros o que quita la vivienda a los madrileños», se debe a que saben que Unidas Podemos gobernará.

Durante su intervención, ha apuntado que en Europa tras la crisis y la precarización se vive un cambio de modelo de gobernabilidad, algo que en España, ha continuado, se ha traducido en la fragmentación del espacio político que ha acabado con el sistema bipartidista que se apoyaba en dos grandes formaciones nacionalistas como PNV y CIU. «Eso ya no funciona» ha recordado.

Para Iglesias, España tiene que ser «alternativa al modelo italiano», y referencia para la protección de los servicios públicos que son, señala, «garantía del aumento de la capacidad de consumo de los sectores sociales».

«Lumpenoligarquía»

Entre medias, el líder de Podemos negó la condición de empresarios a la que él llamó «lumpenoligarquía» de hombres de negocios madrileños que «desconocen el esfuerzo y el talento» y se enriqueció arrimándose a los gobiernos autonómicos del PP, y les advirtió de que, aunque se empeñen en atacar a su partido, ahora «hay una cierta autonomía relativa de la política que hace que la realidad es que se han configurado dos bloques de gobierno»: uno entre el PP y Ciudadanos y otro entre el PSOE y Unidas Podemos.

Según su nueva interpretación, después de las generales, en cuya campaña alertó tantas veces contra la posibilidad de un pacto PSOE-Ciudadanos frente al que pidió el voto a electores progresistas o socialistas, esta hipótesis «ya no es posible».

Iglesias partió de que, ante la crisis de la UE y su sistema de bienestar social que le dio cohesión, y estalló por los aires con la gestión neoliberal de la crisis económica y la consiguiente precariedad laboral y de los servicios públicos, «España tiene que ser una alternativa», donde la garantía de la capacidad adquisitiva de las mayoría sociales se entienda como «condición de posibilidad del éxito empresarial».

Y, puesto que las comunidades autónomas tienen «competencias determinantes» como la educación y la sanidad, la de Madrid «adquiere un valor político fundamental», pues es «uno de los grandes bastiones de resistencia del poder político de la derecha»; un poder que tiene su origen en «una operación corrupta» con «la compra» de los diputados socialistas Tamayo y Sáez que invistieron a Esperanza Aguirre frente a Rafael Simancas y «se articula en el expolio de lo público» y la «promoción de una clase empresarial que no es empresarial», la citada lumpenoligarquía» de quienes «han hecho dinero por estar cerca del PP».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top