MásMóvil condiciona el precio de su deuda a la sostenibilidad

Empresas, EXPANSION

Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.

La operadora se convierte en la primera compañía ‘high yield’ en ligar su préstamo de 1.700 millones de euros a criterios laborales y ambientales.

MásMóvil tiene ya 1.700 millones de euros en el bolsillo. Se los han dado los bancos en forma de préstamo sindicado y servirán para refinanciar deuda bancaria y para conseguir más fondos con los que afrontar inversiones en red y necesidades generales de la compañía.

Pero la operación no ha seguido los cauces tradicionales para compañías como la teleco. Según fuentes financieras, la operadora ha decidido sumarse a la ola de la sostenibilidad y ha condicionado el tipo de interés de parte de su nueva financiación a un ráting ESG (siglas en ingles de medioambiental, social y de gobierno corporativo) que le conceda un tercero independiente por su desempeño en materias de gobernanza, laborales y ambientales.

Este tipo de financiaciones se han convertido en una constante entre las grandes empresas con mayor nivel de solvencia, pero no entre las que están en territorio high yield (las que tienen un ráting por debajo del grado de inversión). Y ahí es donde se encuentra MásMóvil, que con este préstamo se convierte en la primera empresa high yield de Europa en entrar de lleno en el universo de la sostenibilidad, según la compañía.

BNP Paribas y Goldman Sachs han sido los coordinadores globales de una operación que se divide en tres tramos. El principal es un préstamo de 1.450 millones de euros con vencimiento en 2026 que servirá para refinanciar deuda y simplificar la estructura financiera del grupo con la recompra a Providence del bono convertible que tenía.

El segundo tramo es una línea de crédito de 100 millones hasta 2024 y el tercero es una financiación para inversiones de 150 millones, que también vence en 2024.

Son estos dos últimos tramos los que se han ligado al desempeño medioambiental y de gobernanza de la operadora. Si MásMóvil cumple los criterios fijados y su ráting ESG mejora, pagará menos por el dinero. Si no los cumple, la factura aumentará.

En todo caso, la operadora no se libra de cláusulas de cumplimiento financiero y operativo, que también condicionarán el tipo de interés de su financiación.

Calificación

Esta operación también ha supuesto para MásMóvil su segunda incursión en el mundo de los rátings tradicionales de solvencia. La firma ya contaba con un BB- de Standard & Poor’s y ahora tiene otra nota de Moody’s.

La agencia ha dado un B1 a su préstamo, un ráting que refleja el grado “altamente especulativo” de la compañía, aunque también tiene en cuenta su fuerte crecimiento, los esfuerzos para rebajar su pasivo a una ratio de deuda sobre ebitda de 4,1 veces en 2019 y de 3,8 veces en 2020 y su compromiso de que no pagará dividendo hasta que esté por debajo de tres veces.

Leave a comment

Back to Top