Guía para invertir en Bolsa en tiempos de incertidumbre

EXPANSION, Mercados

El reajuste de las carteras debe incluir la reducción del peso de la renta variable y un trasvase sectorial desde cíclicos a defensivos, sin olvidar la liquidez.

La guerra comercial que revitalizó Donald Trump a principios de mes ha devuelto la incertidumbre y la volatilidad al mercado. Una situación que podría extenderse, al menos, hasta finales de junio con la reunión del G20, en la que Trump y Xi JiPing podrían intentar limar asperezas. ¿Qué pueden hacer ahora los inversores?

1. Evitar el corto plazo. La operativa intradía está a la orden del día en los mercados. Los grandes inversores se encuentran parados a la espera de más claridad, por lo que el mercado está a merced de los inversores de corto plazo. Esta opción, en fases de volatilidad, pueden dar altas rentabilidades, pero con un riesgo mucho más elevado que cuando los mercados están en tendencia, según explica Joaquín Robles, de XTB. Por su parte, Toni Cárdenas, de Caja Ingenieros, explica que un tuit de Trump puede aparecer en cualquier momento y dar al traste con la estrategia planteada. Nicolás López, de M&G Valores, ve esta opción adecuada sólo para los profesionales por su alto riesgo.

2. Reajustar las carteras. Los expertos creen conveniente retocar las carteras, un proceso en el que están algunos de ellos. «Desde hace más o menos un mes, aconsejamos a los inversores reducir el peso de la renta variable en las carteras y dotarlas de un perfil más defensivo», reconoce Natalia Aguirre, de Renta 4, que cree que aún le queda camino bajista a la Bolsa antes de iniciar un rebote fundamentado en valoraciones atractivas.

López situaría en el 50% el peso que podría suponer la renta variable en una cartera para un perfil inversor medio, porcentaje que sería algo más elevado sólo en el caso de que el horizonte sea de largo plazo.

3. Trasvase sectorial. El ajuste, a estas alturas, se antoja un tanto complicado, a juicio de Aguirre. «Los defensivos están caros, pero es cierto que en la actualidad es lo único que funciona en Bolsa. Mientras, los cíclicos están baratos, pero presentan muchas incertidumbres».

Por tanto, se impone la diversificación. López prefiere una cartera estable que incluya tanto defensivos, como valores de crecimiento y cíclicos, ya que el giro del mercado podría llegar en cualquier momento, por lo que los valores castigados estarían en disposición de remontar.

Cárdenas se inclina por aligerar las carteras de valores cíclicos y entrar en defensivos, a pesar de las elevadas valoraciones de este tipo de compañías. La razón es que el dividendo supondrá un colchón en un contexto de caídas bursátiles.

También es partidario de incrementar la relevancia de los defensivos en la cartera Joaquín Robles, de XTB. El experto no ve alternativas bursátiles a las eléctricas qe cumplan esta función, puesto que «la demanda de electricidad suele aguantar en las desaceleraciones económicas mejor que otros sectores como las materias primas o sectores como el automovilístico».

4. El colchón de la liquidez. Mantener un porcentaje de la cartera en liquidez puede resultar sensato de cara a actuar rápidamente si el mercado se da la vuelta y así aprovechar las oportunidades que pudieran surgir, por lo que los inversores no deben dejar de vigilar los valores muy castigados. Aguirre reconoce que está vigilando de cerca a Acerinox, pero que, por ahora, no tiene prisa por entrar a comprar en mercado.

Sin embargo, para otros expertos la liquidez no es una opción a considerar. Cárdenas pone como ejemplo los grandes fondos de inversión que deben estar invertidos, incluso en renta fija a pesar de la escasa rentabilidad que ofrece este activo. Esos flujos de dinero, a juicio del experto, podrían seguir impulsando las cotizaciones.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top