¿Qué pasa con los planes urbanísticos de Carmena y Colau?

Economia, EXPANSION

Manuela Carmena junto a Ada Colau.

Madrid Nuevo Norte y los desarrollos del sureste de Madrid, entre las asignaturas pendientes para el futuro Ayuntamiento de la capital.

El Gobierno de Madrid resultante de las elecciones del pasado domingo comenzará su andadura con una tarea urgente que atender: despejar el futuro de dos de los proyectos urbanísticos más relevantes de las últimas décadas en la capital, Madrid Nuevo Norte y los desarrollos urbanísticos del sureste de Madrid, ambos encallados durante la pasada legislatura de la anterior edil, Manuela Carmena.

El proyecto más mediático y conocido de los dos, tanto por su envergadura como por haber sido asignatura pendiente de administraciones de diferentes colores políticos durante 26 años, es Madrid Nuevo Norte. Conocido como Operación Chamartín, el proyecto estaba ya encarrilado tras meses de negociaciones. Sin embargo, y pese a contar con el informe de impacto ambiental de la Comunidad de Madrid, que recibió el lunes 20 de mayo, el anterior consistorio madrileño decidió posponer finalmente su aprobación.

De acuerdo con el plan consensuado entre el anterior ejecutivo madrileño y Distrito Castellana Norte (DCN) -promotora participada por BBVA y Grupo Sanjosé-, el proyecto sumará 365 nuevos edificios a Madrid, con 10.500 viviendas y un nuevo distrito de negocio con tres rascacielos cerca de la estación de Chamartín.

Esta por ver si el futuro Gobierno de Madrid da vía libre al plan sin cambios o si vuelve a incorporar modificaciones al proyecto, lo que implicaría nuevos retrasos.

El candidato a la alcaldía del Partido Popular, José Luis Martínez-Almeida, que se perfila como nuevo alcalde de Madrid con el apoyo de Ciudadanos y Vox, señaló ayer a esRadio que Madrid Nuevo Norte podría contar con luz verde este próximo mes de julio. «El Ayuntamiento se constituirá el sábado 15 de junio y, a partir, de ese momento habría que cumplir con los trámites necesarios para llevarlo al siguiente pleno ordinario. Podría estar para este verano», apuntó.

Madrid Nuevo Norte implicará una inversión de 6.000 millones y permitirá crear 120.000 empleos durante su construcción y 94.000 tras su finalización.

La otra gran iniciativa urbanística pendiente en Madrid son los desarrollos del sureste de la capital, Los Berrocales, Los Cerros y Valdecarros.

El anterior consistorio aprobó en pleno el pasado mes de marzo el convenio urbanístico para la gestión del suelo urbanizable en Los Berrocales, un ámbito en el que se prevé levantar 22.000 viviendas, de las que el 50% tendrán algún tipo de protección pública.

Este proyecto, paralizado durante cuatro años, forma parte de los nuevos barrios del sureste de la capital junto con Valdecarros y Los Cerros, que suponen alrededor del 65% total de las viviendas de la estrategia del Sureste, que proyectaba más de 100.000 viviendas en estos ámbitos.

Martínez-Almeida, que censuró la falta de iniciativa del anterior consistorio, ha reiterado en varias ocasiones la voluntad de su partido de desbloquear definitivamente los desarrollos del Sureste de la capital para poner a disposición de los jóvenes y las familias esta gran bolsa de suelo.

El legado urbanístico de Ada Colau

En el caso de Barcelona, la herencia de la alcaldesa Ada Colau en materia inmobiliaria se resume en una normativa urbanística que impide la apertura de nuevos hoteles en el centro de la ciudad (Peuat) y que tenía previsto revisarse después de verano, una medida en materia residencial que obliga a los inversores a destinar un 30% de los proyectos a vivienda de protección oficial y la creación de un operador público-privado para la promoción de vivienda.

En el terreno hotelero, ERC ya ha avanzado su intención de mantener la restricción, mientras que el PSC -que está abierto a formar coaliciones- es partidario de relajar la prohibición en el caso de las rehabilitaciones de hoteles, que están limitadas en el centro de la capital catalana. Sea quien sea el futuro alcalde de Barcelona, algunos proyectos como el de Four Seasons en Paseo de Gràcia o Grand Hyatt en la Torre Agbar ya están descartados y en su lugar se han construido viviendas y oficinas.

Respecto a la limitación del precio de los alquileres que aprobó la semana pasada la Generalitat y cuya aplicación en Barcelona se transferirá al Ayuntamiento, ERC está a favor, JuntsxCat criticó la norma -aunque finalmente la aprobó-, el PSC está en contra y los Comunes creen que es insuficiente.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top