Glovo reclama una nueva regulación en España que incluya a sus repartidores

Empresas, EXPANSION

Repartidores de Glovo protestan en Barcelona tras la muerte de un compañero atropellado.

La empresa Glovo ha reclamado este miércoles una nueva regulación laboral en España en la que puedan encuadrarse los repartidores de las plataformas digitales debido a la existencia de sentencias contradictorias, ya que la empresa acumula cuatro fallos a favor y cinco en contra.

La compañía ha informado en un comunicado de que la última resolución judicial sobre la vinculación laboral con sus repartidores publicada este miércoles ha sido favorable para sus intereses.

Un portavoz de la firma ha confirmado a Efe que con este último fallo, el saldo ahora se sitúa en cuatro a favor y cinco en contra, y contra estas últimas se presentará recurso.

Glovo ha incidido en que es necesario «abrir una mesa de diálogo que permita crear una regulación adaptada a las nuevas formas de trabajo, dando cabida a la flexibilidad y permitiendo ofrecer más derechos y protección a los repartidores» de plataformas digitales.

La última sentencia ha llegado de un juzgado de primera instancia de Barcelona, en la que se detalla que la relación de Glovo con los repartidores «no es de carácter laboral».

El juez argumenta que estos «colaboradores» tienen una «capacidad de organización propia», perciben una «retribución variable», utilizan el medio de transporte que quieren y eligen «los días y franjas horarias en las que prestan sus servicios, y si quieren pueden rechazar los pedidos», según el comunicado de Glovo.

Responsables de la compañía han recordado, además, que en 2016 la Inspección de Trabajo de Barcelona ya «validó» su modelo de trabajo.

Glovo se ha visto envuelta en una intensa polémica esta semana después del fallecimiento el pasado sábado de un repartidor que entregaba uno de sus pedidos en un accidente de tráfico ocurrido en Barcelona.

La decisión de este miércoles del juzgado se conoce a sólo 48 horas de que comience un nuevo juicio contra otra plataforma de reparto, Deliveroo, a la que la Tesorería de la Seguridad Social pide 1,2 millones de euros en cotizaciones no pagadas por considerar que más de medio millar de sus repartidores en Madrid son en realidad «falsos autónomos» y deberían tener un contrato por cuenta ajena.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top