¿Por qué gusta más la banca italiana que la española a los analistas?

EXPANSION, Mercados

Este año, los expertos rebajan más los precios objetivos y el beneficio por acción de la banca nacional.

Con pocas excepciones, los bancos italianos están sufriendo un nuevo duro castigo en Bolsa. La posibilidad de que la Comisión Europa abra un procedimiento disciplinario a Italia por no tomar medidas para controlar su creciente nivel de deuda (el procedimiento ya ha visto la luz verde) siembra el temor entre los inversores. La penalización, que podría alcanzar los 3.500 millones de euros, es un jarro de agua fría para un sector financiero bajo la lupa e inmerso en un duro y largo proceso de reestructuración.

Las últimas caídas no han hecho sino confirmar un mes de mayo negro para la banca italiana. Banco BPM, Intesa San Paolo, Fineco Bank, Unicredit y UBI Banco sufren descensos de alrededor del 20% y lideran las caídas en el Euro Stoxx Banks en el quinto mes del año. Mientras, el clima de inestabilidad política crece tras la abrumadora victoria de Matteo Salvini en las elecciones europeas transalpinas que puede provocar profundos cambios en el Gobierno.

El desplome del sector financiero italiano en Bolsa contrasta con la caída media inferior al 15% del sector europeo en mayo y con el alrededor del 10% que se dejan en el camino los seis mayores bancos españoles. Sin embargo, en lo que va de año estos últimos salen peor parados que los italianos tanto en las variaciones de los precios objetivos como en las estimaciones de beneficio por acción.

Desde que empezó 2019, los analistas han reducido alrededor de un 7% los mejores precios objetivos de los bancos españoles frente al recorte del 5% en el caso de los italianos. La escena se repite en la previsiones de beneficio por acción. En el caso de la banca transalpina el tijeretazo se reduce a un 1% mientras que en el de la española salta hasta el 5%.

Los analistas creen que la congelación de los tipos de interés en el 0% en la zona euro pesará más sobre los bancos españoles que sobre sus grandes competidores del sur de Europa. Y a los factores generales suman el temor al impacto de la sentencia de los tribunales europeos sobre el IRPH de las hipotecas. La publicación de las conclusiones del abogado general del Tribunal de Justicia Europeo han sido retrasadas hasta el próximo mes de septiembre.

La semana pasada, JP Morgan aseguraba en un informe que la recompensa por asumir riesgos en acciones de bancos españoles es menos atractiva que en el caso de Italia. Los analistas de la firma estadounidense creen que los ingresos netos de la banca española caerán una media del 3% entre este año y 2021. Y extendía las preocupaciones sobre el sector a la inestabilidad política tras las últimas citas electorales.

En este escenario, la banca española lucha a brazo partido en Bolsa por mantener sus soportes más importantes a corto plazo. Los valores financieros están sufriendo su mayor corrección del año y reparten ganancias y pérdidas a partes iguales en lo que va de año. La mejor parte es para BBVA, Santander y Sabadell, mientras que CaixaBank, Bankia y Bankinter suman más números rojos en 2019.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top