Sánchez esquiva la crisis catalana en la clausura de la reunión del Círculo de Economía

Economia, EXPANSION

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la clausura de la XXXV reunión del Círculo de Economía.

El presidente del Gobierno en funciones tranquiliza a los empresarios ante el incremento de la presión fiscal que baraja para la nueva legislatura. No entra a valorar las exigencias que Podemos y ERC le han hecho en las últimas horas.

«No hay que seguir encerrados en una rotonda, donde damos vueltas y vueltas una y otra vez a problemas del Siglo XIX, con respuestas del Siglo XX». Esta fue la única referencia que el presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hizo a la crisis catalana en la clausura de las jornadas anuales del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona).

Más allá de hacer una genérica apelación al diálogo, Sánchez puso énfasis en su agenda «social» y «transformadora», y también resaltó cuáles son sus prioridades a nivel europeo, que buscan consagrar España como actor internacional frente el «aislamiento«.

Sánchez también defendió un «nuevo» Estatuto de los Trabajadores, una prioridad que se ha evidenciado esta semana tras la muerte en Barcelona de un repartidor de Glovo tras un accidente de tráfico. En su opinión, la normativa básica que regula las relaciones laborales debe «anticiparse» a los cambios que está implicando la tecnología.

La «rotonda» catalana

El discurso de Sánchez llega el día después de que el número dos de la Generalitat y líder de ERC, Pere Aragonès, instase al PSOE a recuperar la Declaración de Pedralbes, el polémico texto que, en diciembre de 2018, consensuaron Torra y el presidente del Gobierno en funciones.

Este manifiesto fue muy controvertido ya que, por primera vez, un texto del Gobierno central incorporaba como propio el lenguaje que utilizan los independentistas, ya que definió como un «conflicto político» la crisis posterior al 1-O y a una declaración unilateral de independencia que ningún país del mundo reconoció.

Las relaciones entre el PSOE y los independentistas se enturbiaron el día después. Sánchez celebró justo antes de Navidad un Consejo de Ministros en Barcelona, donde hubo protestas y disturbios callejeros convocados por las células vinculadas a la CUP.

Las distancia entre ambos se incrementó con el año nuevo, tras el veto de ERC a los Presupuestos Generales del Estado, lo que llevó a los socialistas a convocar elecciones generales. Después de estos comicios, el veto de los republicanos y JxCat a que el líder del PSC, Miquel Iceta, presidiera el Senado, ha retorcido aún más una relación ya de por sí muy complicada.

Tras su intervención, en el turno de preguntas, el presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera, instó a Sánchez a posicionarse sobre las propuestas de Aragonès, però el dirigente socialista esquivó su requerimiento.

Más presión fiscal

Tampoco dijo nada sobre las nuevas condiciones que, también en Sitges, ha puesto al PSOE el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, entre las que sobresalen un incremento de la presión fiscal, el establecimiento de un «ingreso mínimo vital» de 600 euros para toda la población, y la reducción de la jornada laboral a 34 horas a la semana.

Ante la inquietud que le transmitieron los empresarios catalanes ante un incremento de la presión fiscal, Sánchez aseguró que, a nivel de «fiscalidad verde», la UE ha puesto de manifiesto que hay mucho camino por recorrer.

Según Sánchez, el nuevo Gobierno va a «garantizar que la política fiscal va a ser alineada con el objetivo vital» para España, que es acompasar el «crecimiento económico» con la «redistribución de la riqueza».

Otros objetivos económicos de la nueva legislatura van a ser regular mejor el derecho relativo a la propiedad intelectual, avanzar hacia una «racionalización» del horario laboral de las empresas, aprobar en las Cortes una «ley específica» para las start-up e «incrementar» el tamaño de las empresas españolas.

Las peticiones del Círculo

El presidente del Círculo de Economía y de Colonial, Juan José Brugera, aprovechó la visita de Sánchez a Sitges y el primer aniversario de su toma de posesión para «reconocer su esfuerzo y animarle a perseverar».

En su opinión, las prioridades para la nueva legislatura deben ser resolver el «conflicto catalán, una nueva cultura política de la negociación y el pacto, la necesidad de hacer frente al malestar social, los retos del mundo empresarial y la posición de España en Europa».

En cuanto al ‘procés’, Brugera puso de manifiesto que «las salidas» van a resultar más «factibles» si se asume que es «un problema político español». «Debemos mejorar el modelo territorial en beneficio del conjunto de comunidades autónomas y del propio Estado», agregó.

Brugera dejará la presidencia del Círculo de Economía este verano. Aprovechó la ocasión para despedirse y desear suerte a la «tercera generación» de dirigentes empresariales que, bajo el liderazgo de Javier Faus (Meridia Capital), tomará las riendas de la entidad.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top