Inditex, H&M y Primark abren nuevas vías de negocio

Empresas, EXPANSION

De izquierda a derecha Pablo Isla, presidente de Inditex; Karl-Johan Persson,CEO de H&M; y Michael McLintock, presidente de Associated British Foods, grupo al que pertenece Primark.

La industria, centrada en su digitalización y oferta omnicanal, está en paralelo remodelando su ‘portfolio’ de marcas, explorando nuevas líneas de negocio y acelerando el uso de licencias.

El sector textil reacciona ante el freno de sus ventas iniciado en 2018 y que amenaza con seguir dañando sus cuentas en 2019 debido a la desaceleración generalizada de las economías mundiales y al creciente desafío de los gigantes online, como Amazon o Alibaba, entre otros factores.

La mayor empresa de la industria, Inditex, batió su récord de ingresos (26.145 millones) y beneficio (3.444 millones) en su ejercicio 2018, acabado en enero, pero su crecimiento del 3% fue el menor de su historia. Sin el efecto de los tipos de cambio, el alza habría sido del 7%, mientras que para este año la previsión es alcanzar una horquilla de entre el 4% y el 6%, es decir, que espera volver a crecer a un ritmo más pausado.

La desaceleración es generalizada entre los gigantes de la industria. Uniqlo, la empresa del sector que más ha crecido en los últimos años, elevó sus ventas un 6,8% en el primer semestre de su año fiscal, finalizado en febrero, pero crece a la mitad que en el mismo periodo del año anterior y su resultado operativo ha pasado de elevarse un 34% a hacerlo un 1,4%.El resultado ha sido el primer profit warning del gigante japonés en 3 años.

En revisión

La revisión de resultados se convirtió en tónica habitual en 2018.Asos, Zalando, Superdry, Michael Kors, John Lewis o JC Penney fueron algunas de las empresas relacionadas con la industria que recortaron sus previsiones de resultados. Las ventas de Primark crecieron un 6%, frente a un 19% en 2017, y las de H&M tuvieron un alza del 3% a divisa constante, en línea con el año anterior.

El caso de la firma sueca hay que analizarlo en un contexto más amplio. Su ritmo se ha acelerado en el primer trimestre de 2019, con un crecimiento del 4% en términos comparables, pero H&M atraviesa una crisis de rentabilidad que le llevó a perder el 24,6% de su beneficio operativo el año pasado. Esta tendencia ha proseguido al inicio de 2019, con un nuevo descenso del 20,4%.

La situación de Gap es también preocupante. Aunque sus ventas avanzaron un 4,5% en 2018, su beneficio operativo cayó un 8%. Y, si se amplía el foco, sus ingresos del año pasado apenas fueron un 0,8% superiores a los de 2014, mientras que su beneficio ha caído un 20% en el periodo. Su crecimiento actual es, en realidad, una recuperación del terreno perdido en los años anteriores, en los que la empresa ha afrontado una fuerte transformación que culminará el año que viene con la escisión de Old Navy, su marca que mejor está funcionando, del resto del grupo para protegerla frente a la caída de ventas que sufre la enseña insignia del grupo:Gap.

Lea la noticia completa en la edición impresa de EXPANSIÓN

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top