Colau tiende la mano a ERC y propondrá mantener el lazo amarillo en el Ayuntamiento

Economia, EXPANSION

La alcaldesa , Ada Colau, recibe el saludo del candidato de JxCat, Quim Forn, durante la sesión constitutiva en la que ha sido reelegida este sábado.

El secesionismo se enroca y Valls ofrece sus votos a los comunes a lo largo del mandato.

«Defenderé el programa por el que fui escogida». Es el mensaje que lanzó la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, que este sábado fue investida por segunda vez con el apoyo de los comunes, el PSC y tres de los seis concejales que consiguió el exprimer ministro francés, Manuel Valls.

En su primera intervención, Colau intentó lanzar varios guiños a ERC, algo que puede provocar sus primeras tensiones con el PSC, con quien gobernará en coalición.

Así, Colau aseguró que, si la junta de portavoces así lo establece, en la fachada del consistorio habrá un lazo amarillo, que es el símbolo que desde otoño de 2017 utiliza el independentismo, para solidarizarse con los impulsores de la votación ilegal del 1-O y una declaración unilateral de independencia (DUI), que ningún país el mundo reconoció.

La alcaldesa dejó claro que es injusto tildar a su coalición, los comunes, como «equidistantes», aunque la mismo tiempo, aseguró que no será «una alcaldesa independentista ni tampoco antiindependentista». Lo dijo ante un Ernest Maragall (ERC) que le dejó bien claro que su partido será muy duro a la hora de ejercer de oposición. En este contexto, Valls volvió a tender la mano a Colau y le instó a colaborar en más ocasiones a lo largo del mandato que este sábado acaba de empezar.

Colau: «Deberé esforzarme para ser más dialogante»

En una intervención marcadamente feminista y antiracista, Colau sacó pecho de algunas de las medidas económicas más controvertidas que puso en marcha durante el anterior mandato. Así, destacó que el Ayuntamiento «ya no depende de Endesa», ya que puso en marcha una compañía eléctrica municipal. También puso en valor la introducción de la banca ética como prestador municipal y su compromiso con el derecho a decidir de Catalunya.

Tras considerar que en el juicio del 1-O, el Estado ha intentado «aplastar a los disidentes», la alcaldesa volvió a definir como «presos políticos» a los dirigentes independentistas que, hasta esta semana se han sentado en el banquillo del Tribunal Supremo (TS). Entre ellos, está el exconsejero de Interior y número uno de JxCat en las elecciones municipales, Quim Forn, quien hoy pudo desplazarse al consistorio para recoger su acta como concejal, después de que así lo autorizase el tribunal que le está juzgando.

Colau aseguró que, para ella, Forn va a ser un interlocutor con quien quiere tener una relación fluida, pese a que regresó a la cárcel madrileña de Soto del Real tras concluir el pleno.

La alcaldesa dejó claro que, para ella, ser investida con el apoyo de Valls es algo que no la hace «exactamente feliz». «Ha sido una investidura difícil», admitió Colau, quien aseguró que su apuesta siempre había sido un pacto entre su coalición, ERC y los socialistas. «Lo hemos intentado pero no renunciaremos nunca; si ha sido posible en otros ayuntamientos de Catalunya, es incomprensible que no se haya producido en Barcelona», apostilló.

Colau aseguró que tender puentes va a ser una de sus prioridades. «Deberé esforzarme para ser más dialogante», en un contexto donde la política catalana está muy polarizada entre dos bloques, partidarios y detractores de la secesión.

Ernest Maragall: «República»

«Tomamos nota». Este fue el mensaje que Ernest Maragall lanzó a Colau, quien aseguró que hará una oposición contundente.

Tras señalar que la victoria de Ada Colau obedece a la voluntad de los «poderosos», Maragall dijo a los comunes que no tolerarán que, a lo largo del mandato, les den lecciones sobre qué es progresismo. Según dijo, ello está vinculado a «alcanzar la plenitud democrática que nos permita a los catalanes decidir sobre nuestro futuro político».

Para Maragall, los comunes han pasado de una actitud de «equidistancia» a alinearse con los partidos que se oponen a la independencia. «Nosotros vamos a estar a la altura del 1-O», dijo el político independentista, quien lamentó que BComú haya priorizado «las sillas» a «las convicciones progresistas y republicanas».

Tildó el pacto de gobierno que los comunes y el PSC alcanzarán en breve, y el apoyo de Valls a la alcaldesa, como una «votación contradictoria» y «poco coherente» y avisó que no tolerará que los comunes le den «consejos» o «lecciones».

«Vamos a construir república desde la oposición, que es donde Valls y Collboni han decidido colocarnos», dijo Maragall, quien finalizó su intervención citando a su hermano, que fue alcalde de la capital catalana entre 1982 y 1997, y presidente de la Generalitat entre 2003 y 2006.

Jaume Collboni: «Capital global»

El líder de los socialistas, Jaume Collboni, hizo una intervención en catalán, castellano, inglés y francés, para reivindicar que Barcelona es una «capital global» y una ciudad «abierta y tolerante».

En un tiempo de «repliegues identitarios», las ciudades «tienen una vocación y mestiza», y estas son las coordenadas que, ahora más que nunca, debe tener clara la capital catalana, proclamó el dirigentes socialista.

Según Collboni, «hay que saber superar las diferencias para tejer grandes consensos para seguir avanzando». Al mismo tiempo, defendió «el respeto a las leyes y a la neutralidad de las instituciones».

El dirigentes socialista consideró que el ‘procés’ ha sido «un fracaso» que ha debilitado a los catalanes «como sociedad y como país». «No hay que subordinar la ciudad» al debate secesionista, agregó Collboni, quien aseguró que este va a ser uno de los objetivos del próximo gobierno municipal, donde el PSC participará junto a los comunes.

«Gobernaremos con la mano tendida», proclamó Collboni, quien lamentó que desde el bloque independentista, se cuestione la «legitimidad» de la reelección de Colau. Tras recordar que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, no se presentó como cabeza de lista de ningún partido en las últimas elecciones autonómicas, Collboni agradeció el «respeto» y la «generosidad» de Valls al haber posibilitado un bipartito de izquierdas.

También hizo énfasis en «la seguridad» y la «prosperidad económica». De este modo, «Barcelona debe ser amiga de los autonómos, de las empresas, de los emprendedores, de los comerciantes, de los restauradores», dijo Collboni, quien avanzó que el gobierno municipal dará un giro de 180 grados a sus relaciones con todos estos sectores y que abogará por la colaboración público-privada.

Manuel Valls: «Generosidad»

El exprimer ministro francés y concejal barcelonés, Manuel Valls, puso en valor su «generosidad», y lamentó que los partidos secesionistas aseguren que se ha hecho una «operación de Estado» para evitar que Ernest Maragall asumiera la alcaldía. Así, Valls consideró que el independentismo catalán no debería utilizar este tipo de expresiones: recordó los múltiples casos de financiación irregular que afectan a la extinta CiU, y las subvenciones que da la Generalitat a los medios de comunicación afines.

Valls aseguró que, habitualmente, el nacionalismo concluye con «supremacismo» y «guerras», por lo que consideró que ahora más que nunca, es necesaria la generosidad para evitar que Barcelona sea «una aldea». «Había que evitar que Barcelona tuviese un alcalde independentista, con un candidato que ha había dicho que pondría el Ayuntamiento al servicio de la causa», agregó.

«Le pido que esté a la altura del momento; sin mi voto, el de Celestino Corbacho, el de Eva Parera, y la contribución de Jaume Collboni (PSC), hoy no sería alcaldesa», indicó Valls a Colau. El exprimer ministro francés aseguró que sus «discrepancias» con BComú son más que conocidas; sin embargo, le tendió la mano «para alcanzar acuerdos en los grandes temas de ciudad».

Ante la presencia de Quim Forn, Valls aseguró que «en España, no hay presos políticos ni exiliados», lo que le valió un abucheo por parte del público. Defendió la Constitución de 1978 y aseguró que, ahora más que nunca, hay que seguir haciendo lo que se hizo en la Transición: «un pacto entre personas distintas».

Joaquim Forn: «Gracias por el cariño»

Forn hizo una salutación a los barceloneses «en nombre» de todos los dirigentes independentistas que hasta esta semana se sentaron en el banquillo de acusados del Tribunal Supremo por la votación ilegal del 1-O y una declaración unilateral de independencia que ningún país del mundo reconoció. «Gracias por el cariño», dijo en nombre de todos ellos.

En su intervención, no hizo ningún tipo de autocrítica, y aseguró estar satisfecho «por todo lo que ha hecho». Agregó que siempre seguirá trabajando «por la libertad», y consideró que él y el resto de imputados por el 1-O deberían ser absueltos por el Supremo.

Forn insistió en su intervención que Colau «has sido el instrumento útil de los poderosos «y que ha tenido lugar una «operación de Estado» para evitar que Ernest Maragall (ERC) asumiera la alcaldía de Barcelona.

«Hoy se ha clarificado el papel de su partido, que siempre se había movido en la equidistancia», afirmó Forn, quien tildó de «grave error» su actuación, y le instó a «gobernar para todos» y tender consensos.

Josep Bou: Consecuencias económicas del ‘procés’

Josep Bou (PP) dedicó su intervención a expresar su preocupación por las consecuencias económicas del plan independentista que, desde las instituciones autonómicas, siguen impulsando JxCat, ERC y la CUP. Según dijo, Madrid es a punto de «superar» Barcelona en cuanto a su contribución al PIB español, por lo que instó a Colau a hacer todo lo posible para dinamizar el tejido empresarial de la capital catalana.

El dirigente popular finalizó su turno proclamando un «Viva España». Se quejó porque los concejales de ERC, BComú y JxCat prometiesen o jurasen el cargo «por imperativo legal» y no apelasen explícitamente a cumplir con la Constitución.

El edil aseguró estar «satisfecho» por la reelección de Colau, pese a que no la apoyó, e instó al próximo gobierno municipal a desmarcarse del independentismo, apostar por el «bilingüismo» y a tener mano dura con los ‘okupas’.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top