La banca española deja a cero el mercado de titulizaciones por primera vez desde la crisis

Empresas, EXPANSION

Sucursales bancarias.

La nueva regulación hunde las emisiones en Europa. Las entidades nacionales no realizaron ninguna colocación en el primer trimestre.

La regulación ideada por las autoridades europeas para revitalizar la venta de préstamos en forma de titulizaciones no se ha estrenado con el mejor pie. Los bancos ya lo avisaron: había dudas no resueltas y falta de concreción en algunos detalles. La realidad les ha dado la razón. El volumen de operaciones en el primer trimestre se ha desplomado a niveles del arranque de 2014 y eso significa que se ha superado por poco el peor registro que se ha conseguido nunca en Europa.

Los bancos españoles han llevado hasta el extremo el frenazo. El volumen de colocación de titulizaciones en España ha sido cero, lo que lo convierte en el único país entre los grandes de Europa en dejar su casillero en blanco, aunque está acompañado por naciones de menor tamaño como Holanda o Dinamarca.

Todo ello, con la entrada en vigor del nuevo régimen para las titulizaciones europeas el pasado 1 de enero como telón de fondo. La Unión Europea quiere revitalizar este mercado, en el que los bancos y otras entidades empaquetan los préstamos que han concedido y los venden a terceros con el objetivo de liberar capital, obtener recursos y poder volver a prestar, porque está convencida de que eso generará más de 100.000 millones de euros en financiación para la economía real, pero a la vez quiere proteger a los inversores de los excesos que dieron lugar a la crisis financiera.

Con esas dos ideas en la cabeza, desde Bruselas se ha diseñado una regulación que crea una nueva etiqueta para las operaciones que sean sencillas, transparentes y estandarizadas (STS, por sus siglas en inglés). El problema es que la ley ha entrado en vigor sin que los detalles estén definidos.

«El nuevo marco STS ha tenido un comienzo lento este año debido a que los estándares técnicos finales aún no han sido publicados», señala Pablo Portugal, directivo de la Asociación para los Mercados Financieros de Europa (AFME), la organización que agrupa a la práctica totalidad de los bancos que operan en los mercados mayoristas y en la que se encuentran Santander y BBVA, entre otros.

Caída del 63%

Eso ha hecho que el ritmo de titulizaciones en Europa se resienta de forma notable. El volumen se ha quedado en 32.400 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone una caída del 63,4% con respecto al último trimestre de 2018 y la cuantía más baja desde el arranque de 2014, según datos recién publicados por la AFME.

Este desplome no ha afectado por igual a todos los países. Algunos han reducido su actividad y otros la han paralizado. España está en este último grupo, en lo que supone el primer trimestre en blanco en cinco años. Los bancos españoles ni siquiera han apelado a esta fórmula para emitir titulizaciones que no venden en el mercado, sino que retienen en el balance y usan como líneas de seguridad en la retaguardia con las que acudir a la ventanilla del Banco Central Europeo (BCE) a pedir fondos en caso necesario. El año pasado, las entidades nacionales titulizaron casi 13.000 millones de euros.

Más allá de los Pirineos, la incertidumbre sobre las operaciones STS ha sido la principal causa de la caída de volumen. Para los bancos, por ejemplo, no tiene sentido emitir algo que no tenga ese sello, por las ventajas que aporta tanto en capital como en las ratios de liquidez, y muchos inversores no quieren comprar ninguna transacción que no venga ya certificada de esa manera.

Y hasta marzo no se han visto las primeras operaciones STS. La financiera de Volkswagen y la británica Nationwide Building Society han abierto el fuego. «El mercado ha tenido que familiarizarse con la reglamentación, que es compleja en algunas áreas, y con nuevas exigencias», reconoce Portugal. «Las plantillas de la ESMA [Autoridad Europea de Valores y Mercados] para la presentación de información han sido uno de los retos más importantes en este período de implementación, sobre todo para las transacciones privadas», añade.

Desde la asociación que agrupa a los bancos mayoristas, sin embargo, consideran que Europa ha dado un paso en la dirección correcta y que la creación de una nueva tipología de titulizaciones más seguras y estandarizadas contribuirá a revivir el mercado, que cayó en picado después de que la titulización de hipotecas tóxicas en Estados Unidos desatara la Gran Recesión y no ha levantado cabeza desde entonces por la regulación que se ha aplicado en Europa para evitar que nada parecido vuelva a suceder.

«No debemos olvidar que este marco cuenta con el apoyo de las autoridades europeas y envía una señal positiva al mercado. A pesar de los retos en la implementación, hay optimismo sobre que el marco STS va a tener un impacto positivo», concluye el directivo de la AFME.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top