Iberdrola desembarca en Irlanda con precios agresivos

Empresas, EXPANSION

La mayor eléctrica española ofrece descuentos de más del 20% en su entrada en el país. Logra medio millón de clientes en dos años en su apuesta por crecer en el continente.

Iberdrola, el mayor grupo energético español por capitalización bursátil y la segunda eléctrica europea, ha dado otro salto estratégico en el exterior con su irrupción en el mercado irlandés.

La compañía acaba de iniciar en Irlanda la comercialización de energía eléctrica, a través de su propia marca Iberdrola, con el reclamo de ser de origen renovable y a precios muy agresivos. En concreto, Iberdrola, a través de la web www.iberdrola.ie, ofrece descuentos de hasta el 23% en los precios estándar de la electricidad. A través de dos tipos de tarifas, la de Descuento y la Fija, Iberdrola se compromete a rebajar la factura habitual de un hogar tipo una media de entre 180 y 190 euros al año.

Además, Iberdrola se ha propuesto comenzar a proporcionar este mismo año productos y servicios adicionales como gas, ofertas duales, mantenimiento de calderas o, con posterioridad, cargadores inteligentes para vehículos eléctricos.

El asalto a este nuevo mercado europeo por parte de Iberdrola en el segmento comercial irá acompañado, explican fuentes cercanas al grupo, de su irrupción también en el mercado de generación eléctrica. Iberdrola ya está en el mercado de generación eléctrica irlandés, pero de forma muy testimonial. A partir de ahora, el grupo se ha propuesto el desarrollo de grandes proyectos de renovables y de almacenamiento energético, con una inversión de al menos 110 millones de euros hasta 2025.

Más potencia

Ahora, Iberdrola, a través de Scottish Power, la filial en Reino Unido, opera en Irlanda seis parques eólicos bastante antiguos que suman una capacidad conjunta de alrededor de 60 megavatios (MW). Uno de los proyectos en generación es la repotenciación de tres de esos parques para multiplicar exponencialmente su producción. Iberdrola suma ya 100 millones de clientes en todo el mundo en gas y electricidad.

El lanzamiento de una nueva filial para Irlanda, con sede en la capital del país, Dublín, es un salto más en su agresiva apuesta europea, desarrollada a lo largo de los dos últimos años. En el marco de esa estrategia, Iberdrola se ha convertido ya en la segunda mayor comercializadora de energía eléctrica en Portugal, habiendo doblado en los últimos 12 meses su número de clientes, que ahora ya son más de 350.000. La compañía aspira a superar los 500.000 contratos en el país a finales de 2020.

A Portugal le siguió Italia, donde Iberdrola se ha hecho con más de 100.000 clientes de electricidad y gas en su primer año de presencia. Sus objetivos son superar el medio millón el próximo ejercicio.

Francia ha sido el último reto antes de desembarcar en Irlanda. En el país galo, el grupo irrumpió este mismo año. Sus objetivos son alcanzar el millón de contratos domésticos para finales de 2020.

En total, hasta ahora en Europa ha conseguido ya cerca de medio millón de clientes en Portugal, Italia y Francia. Es decir, ya ha logrado una buena porción de los 2,5 millones de clientes que espera lograr en los cuatro mercados antes de finales del próximo año. La estrategia de Iberdrola choca con la de la mayoría de grandes utilities eléctricas y europeas. En su mayor parte, las eléctricas están plegando velas, o tienen una apuesta poco decidida, en comercialización de luz.

Estrategia distinta

Se centran, sobre todo, en los mercados de generación y en el despliegue de instalaciones de renovables y de redes de distribución de nueva generación (digitales). Iberdrola es la segunda eléctrica en España por clientes, con 11,2 millones de usuarios. Su segundo mercado en Europa es Reino Unido, a través de Scottish Power, donde cuenta con cinco millones de clientes. En todos los mercados nuevos en los que está entrando, Iberdrola está usando su marca, en lugar de nuevas denominaciones para cada país, o en lugar de usar Scottish Power como lanzadera.

De hecho, las páginas web donde se presentan las tarifas y los servicios son muy similares en su apariencia, aunque adaptadas al idioma de cada país y a los precios y costumbres de ese mercado. Las ofertas lanzadas para Irlanda son las más agresivas y explícitas hasta ahora. En Francia, por ejemplo, los descuentos se limitan al 10%, y en Portugal e Italia, no se especifican descuentos concretos.

Denominador común

Un denominador común de todas las ofertas es resaltar el valor añadido de que la distribución de luz consiste en el suministro de energía procedente de energías renovables.

Otro denominador común es que la estrategia en comercialización de luz es paralela a su posicionamiento en generación eléctrica en los nuevos mercados, especialmente en Portugal y Francia. En estos dos países, Iberdrola está desarrollando grandes instalaciones de generación de renovables, tanto hidráulica como de nuevas renovables eólicas marinas.

Francia es, tras Reino Unido y Alemania, el tercer país europeo donde Iberdrola tiene mayores aspiraciones en despliegue de energía eólica marina, con un total de 2.000 megavatios dentro de su plan estratégico hasta el año 2022. Con posterioridad a ese año, Iberdrola tiene previsto desarrollar casi 500 megavatios adicionales.

En Portugal, Iberdrola está desarrollando un emblemático proyecto que supone la puesta en marcha de tres nuevas centrales hidráulicas (Gouvães, Daivões y Alto Támega), que se levantarán sobre el río Támega y que implican una inversión de más de 1.500 millones de euros.

Al frente de la filial de Irlanda, Iberdrola ha situado como consejero delegado a Colin McNeill, procedente de Scottish Power.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top