La Fed mantiene tipos pero anticipa un recorte

EXPANSION, Mercados

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal.

La Reserva Federal retira el mensaje de que será “paciente” y advierte de que las incertidumbres han aumentado.

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ha mantenido los tipos de interés en el rango de entre el 2,25% y el 2,5% en el que permanecen desde el pasado diciembre. Sin embargo, su comunicado tras la reunión de dos días que concluyó ayer ha cambiado significativamente, adelantando un más que posible recorte de los tipos a corto plazo.

La Fed ha retirado el mensaje de que será “paciente” antes de aplicar nuevos movimientos en las tasas, ha asegurado que “las incertidumbres han aumentado” y ha reconocido que la actividad económica crece solo de manera “moderada”. Además, por primera vez desde que Jerome Powell asumió la presidencia del banco central a comienzos del año pasado de manos de Janet Yellen, la decisión de mantener las tasas no ha sido acordada por unanimidad. James Bullard, responsable de la Fed en San Luis, defendía un recorte de los tipos de un cuarto de puntos.

División en el banco central

Las previsiones sobre la evolución del precio del dinero reveladas ayer reflejan la profunda división que vive la Reserva Federal. Siete de los diecisiete miembros que forman parte del organismo que decide la política monetaria (FMOC, por sus siglas en inglés) consideran apropiado un recorte de los tipos de interés de hasta medio punto porcentual en 2019; otro contempla un recorte de las tasas de un cuarto de punto; ocho no esperan cambios de ningún tipo y solo uno de ellos aboga por una subida.

En marzo, antes de que se recrudeciera la guerra comercial entre Estados Unidos y China, ningún miembro de la Reserva Federal anticipaba recortes en los tipos en 2019. A largo plazo, el banco central también reduce la previsión de las tasas al 2,5%, frente al 2,8% de hace tres meses. Para 2020, los cálculos bajan del 2,6% al 2,1%.

La Fed mantiene sus cálculos de que el PIB de Estados Unidos subirá entorno al 2% tanto este año como el que viene y prevé, incluso, que la tasa de paro baje más de lo previsto, hasta situarse en el 3,6% en 2019 y el 3,7% el siguiente ejercicio. Sin embargo, la inflación permanecerá estancada y la Reserva Federal predice que solo subirá el 1,5% en 2019, frente al 1,8% que calculaba en marzo, alejándose aún más del objetivo del 2% que persigue el banco central. En 2020, quedará en el 1,9%, también por debajo de las previsiones.

La necesidad de presionar al alza la inflación justificaría el recorte de los tipos, que sería el primero en más de una década. En el comunicado remitido ayer, la Fed también insiste en que “actuará como sea apropiado” para sostener la expansión económica del país, el mismo mensaje que lanzó Powell hace dos semanas y que fue interpretado por el mercado como una señal clara de que la Reserva Federal baraja recortar tipos. Ayer, Powell reconoció que “el caso para una política algo más acomodaticia se ha fortalecido”. El presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi, lanzó un mensaje similar el martes.

Guerra comercial

Todo dependerá de la evolución de la economía a medio plazo y de si las tensiones derivadas de la guerra comercial acaban disolviéndose en la cumbre del G20 de finales de mes en Osaka (Japón). Powell, pese a todo, afirmó ayer que un acuerdo entre Estados Unidos y China no eliminará de la mesa la opción de bajar tipos. “No nos centramos en un evento o en un dato, miramos el crecimiento global”, dijo.

Las señales macroeconómicas son, de momento, confusas. La economía crece a buen ritmo, con un PIB por encima del 3% en el primer trimestre, y el mercado laboral permanece sólido, pero se generaron menos empleos de los previstos en mayo y la inversión empresarial sigue débil.

Leave a comment

Back to Top