La banca europea fía una mejora de su rentabilidad a las fusiones y adquisiciones

Empresas, EXPANSION

La política monetaria “ha deprimido al sector”, según fuentes financieras. Los bancos reunidos en París anticipan que se acelerará la consolidación.

Los bancos europeos fían buena parte de su porvenir inmediato y de futuras hipotéticas ganancias de rentabilidad en el medio plazo a que se lleven a cabo fusiones y adquisiciones en los próximos trimestres. Éste es uno de los mensajes compartidos por los ejecutivos del sector en la reciente conferencia financiera organizada por Goldman Sachs en París, según diversas fuentes presentes en el encuentro.

Estas mismas fuentes coinciden en señalar que, a diferencia de otras citas pasadas, el ambiente estuvo en general marcado por el pesimismo. La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de extender y profundizar la política monetaria ultralaxa «ha deprimido al sector, por no ver luz al final del túnel», explican. Y especialmente en el caso de la banca española, añaden.

Además de constatar que la ansiada subida de los tipos de interés no se producirá en el medio plazo, los responsables del sector bancario coincidieron en reconocer que el entorno macroeconómico «claramente se está decelerando». Es decir, que la mejor parte de este ciclo alcista ya ha pasado y que, lo que está por llegar, no será más positivo. «La combinación de ambos factores externos es mala para los bancos», reconoce un alto cargo bancario presente en la conferencia de Goldman Sachs en París.

En este contexto, los ejecutivos bancarios reflexionaron sobre la escasez de vías para mejorar la rentabilidad del sector. Descartadas medidas radicales como el cobro de los depósitos a clientes minoristas y ante la evidencia de que buena parte de las entidades (como por ejemplo, Santander y CaixaBank) ya están llevando a cabo fuertes ajustes de capacidad instalada, una de las conclusiones a las que se llegó en París es que «a los bancos no les queda otra opción que explorar el M&A», explican fuentes financieras.

Margen para una mayor consolidación

Las operaciones corporativas de compra o fusión entre entidades permiten generar ahorros vía sinergias y economías de escala que impulsan la rentabilidad en un entorno europeo en el que hay exceso de capacidad instalada, tal y como ha venido advirtiendo el BCE. El mercado bancario español, pese a todo el esfuerzo de ajuste llevado a cabo durante la crisis y todavía hoy, no solo tiene margen para profundizar en su consolidación, sino que no tendrá otro remedio que adentrarse en ese terreno ante la evidencia de que otros factores externos no permitirán mejorar la cuenta de resultados, según indican diversos altos cargos de la banca europea presentes en las conferencias, celebradas el 6 y 7 de junio.

En países como Francia, en el que el sector está muy consolidado y dominado por tres grandes bancos, las posibilidades de fusiones nacionales son remotas. En España, por su parte, la existencia de entidades medianas y pequeñas permite vislumbrar más posibilidades. «Los ejecutivos presentes en la conferencia de Goldman tenían claro que algo pasará en el sector bancario español, seguro», relata un ejecutivo de banca de inversión invitado al encuentro.

En un reciente informe, los analistas de Goldman Sachs analizaban la viabilidad y la lógica industrial de una hipotética fusión entre Bankia y Sabadell. Una operación como ésta tendría sentido, según el documento, tanto para elevar la rentabilidad de la entidad resultante como para maximizar la recuperación de ayudas públicas por parte del Estado.

Una segunda derivada de la operación sería que «podría actuar como detonador de una nueva ronda de consolidación» en el sector bancario español, después de una serie de intentos fallidos por parte de grupos de pequeño tamaño (Liberbank, Unicaja y Abanca). En concreto, el informe del banco de inversión estadounidense apunta a Santander y Unicaja como las entidades mejor posicionadas en una potencial fase con nuevas operaciones.

Leave a comment

Back to Top