Moody’s adiverte: derogar la reforma laboral o la de pensiones amenazaría el 'rating'

COTIZALIA, Economia

25/06/2019 17:15Actualizado: 25/06/2019 17:26

En los años 2012 y 2013 España aprobó algunas reformas polémicas que ahora están en el aire. Las dos principales, la laboral y la de pensiones, con las que se introdujo flexibilidad en el mercado laboral y se atajó el gasto en pensiones para equilibrarlo a los ingresos del sistema. El Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado en numerosas ocasiones que quiere revertir estas medidas, aunque no derogarlas del todo. Moody’s lo tiene claro: si en la próxima legislatura se revierten estas reformas, podría bajar el ‘rating’ de España.

En un informe publicado el martes, la agencia de calificación advierte a España de que «una amplia reversión de las reformas, especialmente la de pensiones o la del mercado laboral, ejercería presión a la baja sobre el ‘rating’ de España». La agencia sitúa esta reversión de las reformas y las demandas secesionistas de Cataluña como los principales riesgos crediticios que tiene ahora el país, lo que da buena muestra de la importancia que da Moody’s a las normas aprobadas durante los primeros años de Mariano Rajoy.

La reforma de las pensiones aprobada en 2013 introdujo el indice de revalorización de las pensiones y el factor de sostenibilidad. El objetivo de la medida era equilibrar a largo plazo las cuentas de la Seguridad Social por la vía del gasto. En otras palabras, cuando hay déficit, se recortan paulatinamente los gastos reales para volver a cuadrar las cuentas. Esta reforma quedó congelada en 2018 y el Gobierno de Sánchez quiere revertirla en su totalidad. Moody’s alerta de que esta decisión tendría un gran impacto sobre las cuentas públicas, ya que recuperar la indexación al IPC elevaría el gasto de la Seguridad Social entre 2 y 4 puntos del PIB para 2050.

España tiene el déficit público más grande de la eurozona, lo que hace que las finanzas públicas sean particularmente vulnerables

En términos actuales sería un aumento del gasto de 50.000 millones de euros, lo que muestra la magnitud del incremento del gasto provocado por la vuelta al IPC. Esto situaría a España como uno de los países del mundo con mayor gasto público en pensiones, destinando más del 15% del PIB, lo que dificultaría su financiación. Las cuentas de la Seguridad Social ya están muy maltrechas, con una deuda que se ha disparado un 57% en el último año, lo que supondría un riesgo de sostenibilidad para el sistema.

[Se acabó la convergencia: España no reduce la brecha del PIB per cápita con Europa]

La calificación crediticia de España se mantiene en Baa1 con perspectiva estable. Aunque está muy cerca de volver a la zona de A, el país tiene importantes desequilibrios financieros que suponen un claro riesgo para la sostenibilidad de las cuentas públicas. La deuda está todavía muy cerca del 100% del PIB y se reduce muy lentamente a pesar del fuerte ritmo de crecimiento y de aumento de la recaudación cíclica. Además, «España tiene el déficit público más grande de la eurozona, lo que hace que las finanzas públicas sean particularmente vulnerables al próximo frenazo económico», señala la agencia.

Moody’s también apunta que España tiene fortalezas que podrían permitir mejorar su ‘rating’. La principal es la resistencia que ha mostrado la economía del país ante la desaceleración de Europa. Según las previsiones del Banco de España, España podría crecer el doble que la eurozona este año, lo que invita a pensar a Moody’s que la fortaleza del país es superior a la estimada inicialmente.

«La fortaleza de la economía española refleja […] una mejora de la posición competitiva que resulta en superávits externos sostenidos y un crecimiento significativamente más resiliente que en el pasado», señala Moody’s. Si se confirman estas buenas perspectivas, podría ser el catalizador de la siguiente subida de la nota crediticia.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top