La venta de un fármaco testa la fusión de Bristol Myers con Celgene

5 DIAS, Opinión

La justificación de Bristol-Myers Squibb para su adquisición de Celgene por valor de 74.000 millones de dólares (65.000 millones de euros) está siendo sometida a un temprano test. Los organismos antimonopolio de Estados Unidos han vuelto a entrometerse, lo que ha llevado a la desinversión del lucrativo tratamiento de Celgene para la psoriasis. Ya puede esperar Bristol-Myers un gran precio.

Para las farmacéuticas rivales de Bristol-Myers, es un recordatorio de que la Comisión Federal de Comercio está prestando atención a la competencia y a los precios en el sector, incluso aunque la regulación de las grandes empresas de tecnología esté robando los titulares.

Después de todo, el cuidado de la salud representa alrededor del 18% de la economía de los Estados Unidos, la competencia suele ser limitada, y el daño a los consumidores es más fácil de mostrar con los altos precios de los hospitales y los medicamentos que con los servicios gratuitos de internet.

Además de examinar los hospitales, la FTC retrasó a principios de este mes el acuerdo de Roche de 4.300 millones de dólares (3.800 millones de euros) por la empresa de terapia génica Spark Therapeutics, solicitando más información.

Sin embargo, eso no explica por qué Bristol-Myers decidió deshacerse del medicamento Otezla de Celgene en lugar de su propio tratamiento incipiente para la psoriasis y similares. Las compañías farmacéuticas suelen estar desesperadas por adquirir superventas altamente rentables, no por venderlos. Tal vez la nueva terapia pueda reemplazar las ventas perdidas. Pero es un riesgo, considerando que primero debe tener éxito en los ensayos clínicos y en los consultorios médicos.

Esto implica que Bristol-Myers piensa que es una propiedad en alza. Otezla obtuvo unos ingresos de 1.600 millones de dólares (1.400 millones de euros) el año pasado, un 26% más que en 2017. Una empresa farmacéutica típica está valorada en aproximadamente 5 veces las ventas estimadas en los próximos 12 meses, según Refinitiv.

Considerando el crecimiento del medicamento, podría alcanzar más de 10.000 millones de dólares. Ese dinero sería útil para reducir apalancamiento: Bristol-Myers incorpora o asume unos 50.000 millones de dólares de deuda junto con su compra.

El consejero delegado, Giovanni Caforio, ha argumentado que Celgene era demasiado tentadora como para dejar pasar la oportunidad a menos de 10 veces las ganancias. Los inversores aún no están convencidos. Las noticias del lunes –que incluían un retraso en la fecha de cierre prevista– y un revés en los ensayos de un fármaco de Bristol-Myers para el cáncer de hígado no han ayudado.

Las acciones de la compañía han caído más de un 10% desde que se anunció el acuerdo en enero. Un precio enorme para Otezla apoyaría la idea de que Celgene estaba infravalorada, pero en general es un camino más arriesgado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top