Europa da la razón a la banca: las mayores exigencias de capital generan más riesgo

Empresas, EXPANSION

El presidente del BCE y de la Junta Europea de Riesgo Sistémico, Mario Draghi.

Los bancos apelan a negocios más peligrosos para ganar rentabilidad. Un informe revela que las malas prácticas dejan en nada el alza de la solvencia.

La banca siempre ha dicho que coartar la rentabilidad a través de la regulación podría impulsar a las entidades a embarcarse en negocios más peligrosos para compensar la pérdida. Europa les acaba de dar la razón. El organismo creado en 2010 para vigilar, detectar y mitigar el riesgo sistémico en los bancos del Viejo Continente ha publicado un exhaustivo análisis que tiene una conclusión: el mayor riesgo asumido por los bancos deja a cero los beneficios del refuerzo de solvencia.

Para llegar a este punto, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB, por sus siglas en inglés) ha estudiado el comportamiento de 205 entidades de la Unión Europea y Noruega, entre las que están Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell. Todas ellas han cumplido con lo que se esperaba. Su solvencia se ha incrementado y su capital de máxima calidad se ha reforzado, al igual que su capacidad de absorción de pérdidas en caso de tropiezo.

«Esto probablemente se traduciría en una resistencia reforzada del sector bancario de la UE y sostendría el crecimiento del crédito en caso de que llegue una desaceleración del ciclo financiero», se congratula el documento de trabajo del organismo presidido por Mario Draghi. «La construcción de colchones de capital limitará también el coste para el contribuyente cuando se produzcan las siguientes quiebras bancarias», añade.

Pero toda cara tiene su cruz y la ESRB la ha encontrado. Esta mayor exigencia de capital reduce la rentabilidad de los bancos, muchos de los cuales se han lanzado a buscar actividades que compensen esta merma aunque sea a costa de embarcarse en navíos más arriesgados.

«Los resultados del estudio indican que hay una compensación entre riesgo y capital: si los bancos consideran que el incremento de los requisitos de solvencia puede dificultar aún más sus perspectivas de rentabilidad, invertirán en activos potencialmente más rentables pero más arriesgados», asegura la investigación.

Distintos comportamientos

No todos los bancos se comportan igual. Sin dar nombres, la Junta Europea de Riesgo Sistémico señala que las entidades más grandes y menos rentables son las más proclives a adentrarse en terrenos peligrosos. En cambio, aquellas que han adoptado un modelo de medición de riesgos internos (IRB, por su abreviatura en inglés) tienen menos tentaciones de pasar al lado menos seguro, al igual que las firmas que tienen un mayor volumen de financiación mayorista frente a los depósitos. En este último caso, parece que estos bancos son conscientes de que ya sostienen un cierto riesgo a sus espaldas por ello, así que rechazan asumir mucho más.

¿Quién gana entre el refuerzo de solvencia y el mayor riesgo? Ninguno de los dos. El documento ha investigado el efecto neto de los requisitos y de sus consecuencias indeseadas calculando las probabilidades de quiebra que se pueden extrapolar de sus rátings. El resultado es cero: los dos impactos se compensan mutuamente. «La mayor toma de riesgos está enjugando los resultados positivos sobre la solvencia derivados de un mayor capital, de modo que el efecto general en las probabilidades de quiebra de los bancos es insignificante», concluye el informe.

La Junta Europea de Riesgo Sistémico no tiene capacidad regulatoria, pero en su seno está la plana mayor del Banco Central Europeo, con su presidente a la cabeza; bancos centrales nacionales, y miembros de la Comisión Europea. Sus trabajos son los que sirven en muchos casos de avanzadilla para futuras regulaciones y, sobre todo, de aviso de los riesgos que están por venir.

Por si acaso, la junta ha dejado un recado muy claro a los encargados de plasmar esa regulación en la que ha descubierto efectos secundarios poco deseables. Para empezar, les pide que deliberen para que las próximas intervenciones ayuden a reducir los comportamientos de riesgo de los bancos y no al revés. «La introducción de nuevas políticas regulatorias en los bancos puede crear más incentivos no deseados», advierte. Y pone el ejemplo de que se impulse a las entidades a llevar los riesgos a las exposiciones fuera de balance. Por eso, su recomendación es que cualquier cambio regulatorio sea precedido por una evaluación integral que tenga en cuenta los incentivos que pueden estar ocultos detrás de las nuevas normas.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top