El fondo MCH y el fundador valoran paralizar la venta de Vaughan

Empresas, EXPANSION

Richard Vaughan.

Las ofertas recibidas no captan el potencial que éstos ven en el grupo. Los accionistas están considerando si conviene posponer el proceso.

Los dueños de Vaughan, el fondo español de private equity MCH y la familia fundadora encabezada por Richard Vaughan, tienen ante sí una disyuntiva importante: paralizar el proceso de venta que lanzaron hace meses o traspasar la participación en el grupo de enseñanza de inglés a un precio que consideran inferior al valor del activo. La operación se encuentra, así, al borde del precipicio, señalan fuentes financieras al tanto de la situación.

Fue a principios de año, después de un largo periodo de preparativos, cuando los propietarios de Vaughan, con el apoyo del banco de inversión AZ Capital -contratado como asesor de la transacción-, iniciaron el traspaso del grupo. Además de la porción del 55% del capital que tiene la gestora que dirigen Jaime Hernández Soto y José María Muñoz, la familia fundadora estaba dispuesta a desprenderse de toda o una parte de su participación en el accionariado.

El proceso se planteó como una venta mayoritaria, que incluso podría llegar al 100%, particularidad que ayuda a concitar el apetito de los fondos de capital riesgo y que, en este caso, también podía contribuir a atraer posibles compradores industriales, explican fuentes del mercado. Este interés no tardó en producirse. Fuentes financieras aseguran que después de distribuir la información de la compañía, los dueños recibieron diversas ofertas de adquisición, que aunque sin ser vinculantes estaban bastante próximas a ser propuestas finales, ya que se basaban no solo en el cuaderno de venta sino también en una vendor due diligence (auditoría encargada por el vendedor que demuestra la autenticidad de los datos facilitados en el proceso).

Con todo, añaden las fuentes, ninguna de estas señales de interés ha alcanzado el nivel en el que los accionistas de Vaughan habían instalado sus expectativas. Razón por la que ahora éstos se encuentran ante la toma de una difícil decisión. Se trata de parar el traspaso actual y posponer la desinversión hasta que se dé una coyuntura más propicia o bien seguir adelante con la operación, aceptando alguna de las ofertas trasladadas aunque ésta defraude sus perspectivas. Pronto se sabrá qué opción gana.

Potencial

Desde el origen de la transacción, el precio se adivinaba como uno de los principales puntos de discordia entre las partes involucradas en el proceso. Fuentes del mercado calculaban entonces que la tasación de la compañía resulta inferior a los 50 millones de euros, pero avisaban de que se podían dar propuestas con precios dispares, dado que hay un valor intangible de marca que no es fácil de cuantificar y que cada candidato comprador evaluaría en función de sus propias herramientas para explotar estos factores. De ahí que se diera por mejor posicionados para hacerse con el activo a los inversores industriales.

Es precisamente en este potencial en el que los propietarios del grupo de enseñanza de inglés habían depositado su confianza para conseguir una valoración superior a las que han llegado. Y será el empeño por que se reconozca este valor en el que apoyarán el aplazamiento de la venta, si ésta es la resolución que acaban adoptando, indican las fuentes.

Según los datos del registro mercantil, Vaughan facturó 18,2 millones de euros en el ejercicio que finalizó el 31 de agosto de 2017 (último disponible). Su resultado bruto de explotación rozó los 200.000 euros. Además de 11 academias repartidas por Madrid, Barcelona, Bilbao, Valladolid, Valencia, Vigo, Santander y Zaragoza, el grupo -que empezó su actividad en 1977 como compañía de formación que impartía clases en empresas- dispone de una plataforma digital que incluye televisión y emisoras de radio y un catálogo con diversas publicaciones, entre otros productos.

MCH entró en la empresa tras heredar una cartera de participadas de Ahorro Corporación, cuyo brazo inversor en capital riesgo (la extinta AC Capital Desarrollo) había tomado esta posición en el grupo de enseñanza en el año 2010. La intención de MCH de vender Vaughan y la escuela de pilotos FTE Jerez, la otra compañía del portfolio recibido de Ahorro Corporación que le resta por liquidar, es firme. Eso sí, optimizar el precio puede ser un factor de peso para aguardar un poco más.

Leave a comment

Back to Top