Los aprietos de Deutsche pueden impulsar un perfil boutique de banca de inversión

5 DIAS, Opinión

La banca de inversión están observando atentamente el experimento del Deutsche Bank. La decisión del prestamista de cerrar su negocio de acciones líquidas pone en cuestión la necesidad de un ejército de vendedores y comerciantes para respaldar las ofertas de acciones. Un Deutsche simplificado y perfeccionado podría demostrar que las operaciones masivas de renta variable son deseables, pero no necesariamente imprescindibles.

No le falta ambición a Christian Sewing, CEO del Deutsche Bank. Piensa recortar drásticamente el comercio y venta de acciones en un intento de reducir costes, pero continúa suscribiendo emisiones de derechos y organizando ofertas públicas para sus clientes. Esta última parte del negocio solo equivale al 3% de los ingresos totales de banca de inversión de la entidad el año pasado, pero es más lucrativa y crítica para las grandes operaciones de fusiones y adquisiciones.

Sewing está reduciendo las acciones al contado en un momento en el que ya es menos rentable. Los ingresos mundiales han caído de 12.100 millones de dólares en 2013 a 9.200 millones en 2018, según datos de Coalition, ya que el crecimiento del comercio electrónico ha reducido las ganancias que los bancos obtienen de las operaciones. La directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros de la UE ha agravado la situación al obligar a las entidades a asumir el coste de los análisis de mercado en vez de repercutirlo a través de elevadas comisiones. Para compensarlo, los inversores están recortando el número de brókers a su disposición.

El recorte podría perjudicar a las actividades de Deutsche en Bolsa. Tener menos intermediarios y ­vendedores podría hacer más dificil obtener el mejor precio para las ofertas públicas iniciales o las emisiones de derechos. Sin embargo, el crecimiento de la negociación continua puede disminuir la necesidad de inteligencia humana. Además, los inversores son cada vez más propensos a hacer su propio análisis para las OPV, o a confiar en un solo informe de ventas.

Si el plan de Sewing funciona, ayudará a demostrar que los jugadores más pequeños pueden competir contra los Goliat de los bancos de inversión. Es cierto que los rankings siguen estando dominados por los grandes bancos mundiales con operaciones comerciales, especialmente los grupos de Wall Street como JPMorgan y Morgan Stanley, pero los David están ganando terreno.

Numis, por ejemplo, ha visto cómo su participación en los mercados de valores del Oriente Medio y África se ha duplicado desde 2015, hasta el 1,9% en lo que va de año, según datos de Refinitiv. Incluso supera al banco de Sewing, que ocupa el puesto décimo cuarto en participación. Un Deutsche más pequeño tendrá que esforzarse por igualar, por ejemplo, a Goldman Sachs, pero puede inspirar a rivales más pequeños.

Leave a comment

Back to Top