¿Y si las ciudades no fueran la Tierra prometida?

ANALISIS, Técnico

Los economistas llevan décadas hablando de la excelencia de las ciudades. Y no hace falta ser muy listo para saber que la actividad económica que generan es muy alta, pues las zonas rurales de todo el mundo se están despoblando mientras que las grandes ciudades cada vez tienen más población.

¿Vives en una región donde no hay empleo? La solución, dicen los economistas, es trasladarte a una gran ciudad, donde el empleo abunda. O al menos es lo que llevan diciendo décadas basándose en los datos que han ido recopilando. Sin embargo, en una revisión llevada a cabo por David Autor, profesor del MIT, se muestran algunos datos que indican que las ciudades no son tan buenas para todo el mundo como se pensaba.

Lo que dice la historia

¿Por qué las ciudades han sido tan fantásticas para el desarrollo económico? Básicamente por lo mismo que las fábricas se impusieron a la artesanía: la economía de escala. Agrupar a mucha gente en una ciudad permite que los servicios asociados sean más eficientes y que se puedan crear negocios con una fuerte capacidad de crecimiento sin importar los recursos que se necesitan.

Además, la economía progresa mejor cuando el conocmiento se transfiere. Y lo mejor para que esta transferencia se realice es el contacto humano directo. Cuando más gente viva junta mejores ideas surgen, mejores negocios y mayor crecimiento económico. Sobre todos estos puntos no hay dudas y siguen vigentes a día de hoy.

Lo que también se decía es que debido a este mayor crecimiento económico, a esta mayor actividad, vivir en las ciudades es mucho más ventajoso. La productividad es mayor y por tanto los salarios son mayores. Y la calidad de vida, por tanto, mejor.

Lo que parecen indicar los datos actuales

David Autor ha revisado los datos disponibles en ciudades de EEUU durante las últimas décadas y ha descubierto que, aunque lo anterior es cierto pero en cierto punto, a partir de los años 70, empezó a haber una polarización de los trabajos entre personas con cualificación y los que no.

La brecha se ha ido haciendo grande hasta que se ha llegado a un punto donde las ciudades siguen compensando para los trabajadores más cualificados, pero no para los de baja cualificación: el sobre coste de vivir en las ciudades no se compensa con el incremento salarial.

El mix entre trabajadores cualificados y no cualificados que necesita una ciudad está roto. Los trabajos poco cualificados son cada vez peor pagados y esto se traducirá en mayores oportunidades para ciudades de tamaño más pequeño y zonas rurales, pues las grandes ciudades ya no son atractivas para ellos.

¿Esto se aplica a España?

Los datos presentados por David Autor son relativos a EEUU y es dificil de extrapolar a España. EEUU ahora mismo tiene una tasa de paro del 3,7%. Los trabajadores pueden elegir sin muchos problemas dónde quieren trabajar. Y si el extra por trabajar en una gran ciudad no compensa por los costes (vivienda y servicios) pueden irse a otro sitio.

En España, en cambio, el paro es del 13,6%, siendo en las grandes ciudades típicamente más bajo. Muchas veces no hay alternativa, irse a una gran ciudad es la diferencia entre tener trabajo y no tenerlo. Por tanto es complicado hacer este tipo de extrapolaciones.

Pero lo que es cierto es que las grandes ciudades en España tienen un problema de precio de vivienda, especialmente en Madrid y Barcelona. Y que muchas veces, aunque los sueldos sean más altos que en ciudades más pequeñas o zonas rurales, no compensa.

Estaría bien que hubiera estudios de este estilo en España para ver si realmente las ciudades han dejado de ser atractivas para algún tipo de trabajadores, pero lo cierto es que no hay tantos datos buenos disponibles en EEUU.

Leave a comment

Back to Top