Con las políticas de la Fed se está beneficiando Draghi y el euro

ANALISIS, Técnico

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos ha reducido los tipos de interés en 25 puntos básicos y es la primera bajada de tipos desde hace 10 años. Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal (Fed), ha indicado que se ha realizado esta bajada de tipos para darle velocidad a la economía.

El euro ha hecho el movimiento contrario a lo que esperaba, por parte de Estados Unidos, ya que se ha depreciado frente al dólar estadounidense. No tardo en salir Donald Trump diciendo que Powell le había decepcionado de nuevo, pero el mensaje de la Reserva Federal (Fed) era de reforzar su independencia.

Nos podemos preguntar: ¿Cómo puede influir las políticas monetarias de la Reserva Federal (Fed) en las decisiones que tiene que tomar Draghi en septiembre sobre los estímulos y sus efectos en el euro?

La Reserva Federal sólo ha ofrecido la mitad de las bajadas que esperaban los mercados

La Reserva Federal (Fed) intenta frenar las consecuencias negativas de la guerra comercial que tiene abierta Donald Trump con el mundo y tratar de depreciar el dólar para ganar competitividad en los mercados.

Este momento es clave ya que deben decidir que esta bajada de tipos va a ser un hecho puntual o la Reserva Federal (Fed) quiere hacer un cambio en su política monetaria.

La Reserva Federal (Fed) ha realizado un movimiento extraño, ya que los bancos centrales bajan tipos de interés cuando la situación económica es complicada. Con lo cual está poniendo en riesgo Powell la credibilidad de la Fed si hay un repunte de la actividad económica a nivel superior a la reducción de tipos de interés.

El otro riesgo estaría en la previsiones políticas de la Casa Blanca, y más concretamente de su presidente, Donald Trump, y claramente es motivo de preocupación, ya que cuando Trump abre la boca pasa algo.

Los mercados de dinero y de bonos ya habían incluido las buenas noticias en frente a los tipos de interés, por lo que parece que el coeficiente de decepción del los mercados es muy elevados, y de manera especial si la Reserva Federal (Fed) solo ha ofrecido la mitad de las bajadas de tipos que se esperaban.

El Banco Central Europeo sigue con sus planes

La moderación del discurso de la Reserva Federal, con la apreciación del dólar estadounidense, no altera la política del Banco Central Europeo (BCE) que tiene para septiembre. La previsión de crecimiento en Europa se va a mantener débil y Draghi tiene en mente una ronda de estímulos monetarios.

La economía de Europa sólo ha crecido un 0,2 por ciento en el segundo trimestre del 2019, por debajo del 0,4 por ciento del primer trimestre y en línea con las previsiones anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE).

Un dólar estadounidense fuerte favorece a la economía de Europa, ya que hace más competitivas sus exportaciones, aún así, el objetivo del 2 por ciento de inflación sigue siendo un punto pendiente.

Así, la moderación de la bajada de tipos de interés de la Reserva Federal (Fed), ha ganado un aliado y agradecido desde Europa, ya que Drahi, está preparando un paquete de estímulos para la vuelta al cole en septiembre para contrarrestar la desaceleración can ves más pronunciada en Europa.

Por tanto, gracias a la medida de la Reserva Federal (Fed), el Banco Central Europeo (BCE) puede jugar con euro más débil frente al dólar estadounidense, que proporciona algún alivio a los sectores exportadores de Europa.

Los estímulos del BCE van a consistir en más tasas negativas de los depósitos, escalonado de remuneración de reservas y compra de activos

La situación macroeconómica de Europa es peor que la que tiene Estados Unidos, pero la situación de partida de ambas es muy diferente. El Banco Central Europeo (BCE) tiene los tipos de interés a cero, el tipo de los depósitos al -0,4 por ciento y finalizó el programa de compra de activos.

El Banco Central Europeo (BCE) tiene menos herramientas para luchar contra la desaceleración que se presenta, y que las nuevas medidas cada vez más tendrán unos efectos menos significativos. Draghi prepara introducir nuevas medidas a partir de este septiembre.

El Banco Central Europeo (BCE) sabe que la inflación en Europa está en niveles bajos y la dinámica de crecimiento se está deteriorando en Europa. Draghi tiene una gran determinación en actuar con paquete de tasas reforzadas, tasas más negativas que incluyan medidas de mitigación para las entidades bancarias y reinicio de la flexibilización.

Para septiembre, se espera que el Banco Central Europeo (BCE) disminuya la tasa de depósitos al -0,6 por ciento, e introduzca un sistema escalonado para la remuneración de la reserva, que debería amortiguar el efecto negativo en la rentabilidad de las entidades bancarias.

La vuelta de las compras de activos (QE) podría volverse dependiente del nivel de los tipos a largo plazo y podría mantener estos tipos a niveles bajos, en lugar de comprar volúmenes mensuales.

Todo esto tiene consecuencias para el euro, puesto que el agresivo giro que se espera en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) añade una tendencia bajista a corto y a medio plazo.

En El Blog Salmón | El BCE estudia flexibilizar el objetivo de inflación para prepararse ante la próxima recesión

Imagen | Flickr

Leave a comment

Back to Top