Los inversores se lanzan a los fondos de bonos

EXPANSION, Mercados

Agente de la Bolsa de Nueva York.

En 2019 reciben suscripciones por 500.000 millones de dólares, frente a los 148.000 millones de 2018, récord de la década en fondos de inversión.

Los inversores están apostando por los fondos de inversión de renta fija al ritmo más fuerte desde la crisis financiera. De hecho, han recibido casi 500.000 millones de dólares de suscripciones en la primera mitad de 2019 debido a la tensión de la guerra comercial y a la volatilidad de los mercados. Esta cifra supone un notable incremento, frente a los 148.000 millones de dólares que captaron en la primera mitad de 2018, según datos de la consultora Morningstar. Se trata del nivel más alto de ingresos en fondos de inversión de, como mínimo, la última década.

Los activos bajo gestión de los fondos de bonos se han duplicado desde 2010 hasta alcanzar un récord de 9,4 billones de dólares a finales de junio de 2019.

Robert Tipp, responsable de renta fija de la gestora de activos estadounidense PGIM, cree que esta es la forma en que los inversores hacen frente al aumento de la volatilidad en la renta variable.

“Las tensiones comerciales, el tímido nivel de crecimiento global y la elevada volatilidad han llevado a los inversores a la renta fija”, explica Tipp.

Los fondos de bonos son los grandes ganadores del cambio de la política de los bancos centrales este año. Los inversores se anticipan así a los recortes de tipos de interés y a la política más flexible de los bancos centrales a nivel global. En julio, la Reserva Federal recortó los tipos en 25 puntos básicos, su primera rebaja desde la crisis financiera. El BCE también ha anunciado que “está preparado para lanzar nuevos estímulos”.

“Este año hemos visto cómo los bancos centrales pasaban de realizar ajustes a relajar su política. Esto favorece a la renta fija en general al reducirse la rentabilidad y aumentar los precios”, explica Mark Holman, consejero delegado de TwentyFour AM, especialista británico en renta fija.

En su opinión, las ventas masivas de acciones que tuvieron lugar a finales de 2018 han recordado a los inversores la “conveniencia de apostar por la renta fija”.

Según una encuesta del mes pasado, los inversores institucionales se están preparando para una crisis económica global. La economía británica se contrajo en el segundo trimestre por primera vez en casi siete años, mientras la producción industrial en Alemania cayó por encima de lo esperado en junio, lo que aumentó el temor de una posible recesión.

Las tensiones comerciales entre China y EEUU también han generado nerviosismo entre los inversores. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, elevó la tensión con China este mes, provocando más ventas en los mercados de renta variable y una apuesta por la deuda pública. Según Morningstar, la volatilidad se debe al conflicto comercial China-EEUU y a la acción de los bancos centrales.

Leave a comment

Back to Top