Los hedge fund sacan jugo a la deuda en negativo

EXPANSION, Mercados

Edificio de supervisión del Banco Central Europeo (BCE).

Los hedge fund informatizados que siguen las tendencias del mercado son los que más partido sacan. A los gestores de la eurozona se les penaliza si no hacen nada.

Las rentabilidades negativas de los bonos del Estado crean un entorno hostil para la mayoría de los inversores en renta fija. Pero hay hedge funds que han encontrado formas de obtener beneficios con tipos de interés negativos.

La preocupación por el débil crecimiento mundial y por la caída de la inflación ha provocado que bonos por valor de 22 billones de dólares tengan una rentabilidad negativa, lo que significa que sus compradores perderán dinero si los mantienen hasta su vencimiento.

No obstante, algunos gestores que negocian con estos bonos han obtenido grandes beneficios este año. Una de las estrategias más obvias ha consistido simplemente en dejarse llevar. Las rentabilidades bajan a medida que suben los precios; los gestores que mantuvieron sus activos cuando las rentabilidades pasaron a ser negativas han cosechado jugosos beneficios.

Entre los mayores ganadores se encuentran los hedge funds informatizados que siguen las tendencias del mercado. Mientras que muchos operadores humanos se cuestionan si es bueno o no comprar o mantener un bono que aparentemente ofrece una pérdida garantizada, los traders informatizados no tienen reparos en hacerlo.

Según sus propios datos, el fondo Cantab Quantitative de GAM Systematic ha ganado un 36,1%, sobre todo al apostar por la caída de la rentabilidad de los bonos.

El principal fondo de la compañía Lynx Asset Management, con sede en Estocolmo, ha crecido un 20,7%, y otro fondo más pequeño y más apalancado de la empresa ha ganado un 30,6%.

Según una persona cercana a la compañía, Lynx se ha acercado mucho al límite máximo permitido para apostar por la caída de las rentabilidades de los bonos.

Anthony Lawler, consejero delegado de GAM Systematic, señala que hay inversores humanos que se basan en los indicadores fundamentales a los que les ha costado mantener los bonos al tener rentabilidades negativas, pero otros han salido bien parados.

El Grupo Winton, uno de los mayores hedge funds del mundo, con unos 20.000 millones de dólares en activos, ha ganado un 3,5% con su fondo insignia este año al invertir en futuros de bonos alemanes y japoneses.

El fondo principal de Brevan Howard ha ganado alrededor del 8,5%; el de Caxton Associates ha subido un 16,3% y el de Kirkoswald Capital Partners ha subido alrededor del 18%. Todos ellos han conseguido estos notables beneficios al apostar a que las rentabilidades de los bonos bajarían.

Divisas

Otra forma de ganar dinero consiste en jugar con las divisas. Por ejemplo, los gestores de fondos de fuera de la eurozona pueden beneficiarse de la compra de deuda pública europea de rentabilidad negativa incrementando la cobertura de la divisa, porque los tipos de interés a corto plazo son mucho más altos en EEUU que en la eurozona. Esto significa que a los inversores en dólares se les paga para cubrir su exposición al euro en dólares.

Por ejemplo, los bonos alemanes a dos años rinden actualmente un -0,88%. Sin embargo, después de cubrir la divisa, esto se convierte en una rentabilidad positiva del 1,9% para los inversores que invierten en dólares. Por tanto, para los inversores de EEUU esto es más rentable que comprar un bono del tesoro estadounidense a dos años.

Los gestores también pueden ganar dinero teniendo en cuenta la pendiente de las curvas de rentabilidad.

Aunque la deuda pública alemana de hasta 30 años ofrece ahora rentabilidades negativas, la curva es bastante pronunciada. Eso significa que es probable que el precio aumente y que si un inversor que compra un futuro a 10 años, luego espera hasta que se convierta en un futuro a 9 años y luego lo vende y compra otro futuro a 10 años, conseguirá una pequeña ganancia.

Algunos bonos corporativos de rendimiento negativo también pueden generar beneficios.

Por ejemplo, los de la compañía química estadounidense Huntsman a dos años denominados en euros ofrecen una rentabilidad al vencimiento del 0,4%, aunque la que obtendrían los inversores si la empresa ejerciera su derecho a reembolsar los bonos anticipadamente sería del -0,35%. Incluso así, esta rentabilidad es mayor que la de los bonos alemanes a dos años, el activo seguro de referencia, que es del -0,88%.

Penalización

Para los gestores de fondos de la eurozona que intentan ganar dinero en un entorno de renta fija con rentabilidad negativa, la cruda realidad es que se les penaliza si no hacen nada. Esto se debe al tipo de interés negativo que les pagan por el dinero en efectivo que está en poder de los custodios, es decir, empresas como State Street y BNY Mellon que gestionan los activos de un fondo. Este tipo de interés puede llegar a ser del -1% anual, lo que significa que comprar un bono con una rentabilidad negativa menor es más atractivo que dejar el dinero en efectivo en la cuenta.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top