BlackRock innova y sacude el sector del capital riesgo

EXPANSION, Mercados

Sede de BlackRock.

BlackRock ha entrado en un nuevo mercado. La mayor gestora de activos del mundo, con casi 7 billones de dólares en fondos, hasta ahora se había aventurado poco en inversiones alternativas. Pero realizó un cambio la semana pasada cuando su nuevo fondo Long Term Private Capital (LTPC) compró la mayor parte de la división de márketing de Authentic Brands por 870 millones de dólares.

La gestora liderada por Larry Fink posee más acciones de compañías cotizadas que casi cualquier otra. Pero, tal y como deja claro el folleto de lanzamiento del fondo LTPC, las empresas cotizadas están pasando de moda y en EEUU se han reducido casi a la mitad en 20 años.

El plan de Fink es quitarles hueco a otras gestoras modificando lo que considera un modelo de negocio costoso. LTPC cobrará menos comisiones y hará menos inversiones de riesgo al reducir los niveles de endeudamiento de las empresas de su cartera. El fondo ya ha recaudado casi 3.000 millones de dólares de cinco grandes inversores, el principal, la Junta de Inversiones del Estado de Minnesota.

BlackRock no ha revelado las comisiones que cobrará, pero se supone que serán bastante menores que la comisión de gestión del 2% y la comisión sobre beneficios del 20% que son las habituales de los fondos de capital riesgo. Y la compañía ha señalado que a medida que el fondo LTPC se acerque a su objetivo de 12.000 millones de dólares, la comisión de gestión bajará más.

Pros y contras

Pero el plan conlleva riesgos. Por una parte, las valoraciones actuales de las empresas son muy elevadas. Se estima que la cantidad pagada por Authentic Brands es 16 veces mayor que sus beneficios. Por otra parte, se cree que llegará un momento en que la burbuja del capital riesgo estallará debido a la probable recesión, lo que es peligroso para las compañías muy endeudadas. El plan de BlackRock es reducir los niveles de deuda, pero eso puede afectar a los beneficios.

También es preocupante que el fondo LTPC sea perpetuo. Entre los riesgos de esta estructura están que la rentabilidad es menor, que no hay un horizonte temporal establecido para pagar a los inversores y, el más preocupante, los desajustes de liquidez.

Si los inversores realizan reembolsos a corto plazo, puede haber problemas si los activos subyacentes son participaciones poco negociables de un pequeño número de empresas privadas. Para evitar este problema, BlackRock limita los reembolsos a una ventana anual de tres meses y obliga a mantener todo el capital invertido hasta el año 2022. Los inversores pueden vender sus participaciones a otros.

Los inversores deberían dar la bienvenida a la entrada de BlackRock en este mercado, debido a su promesa de reducir los costes y los riesgos de los fondos de capital riesgo. Pero para Fink y su equipo, el fondo no está exento de peligro.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top