Trump arrebata el protagonismo a Powell y arrasa las Bolsas

5 DIAS, Ibex 35

Finalmente, la cita que los mercados esperaban esta semana ha llegado y ha decepcionado. Durante su discurso en la reunión de banqueros centrales de Jackson Hole, el presidente de la Fed, Jerome Powell, sí que ha dejado la puerta abierta a una nueva bajada del 0,25% de los tipos de interés en septiembre (algo completamente descontado desde principios de agosto), pero se ha resistido a avanzar más medidas o bajadas más contundentes. 

Sin embargo, las declaraciones de Powell no han perturbado tanto a los mercados como sí lo ha hecho una nueva jornada de ataques comerciales entre EE UU y China. El país asiático sorprendía a medio día con el anuncio de que impondrá nuevos aranceles sobre productos estadounidenses valorados en 75.000 millones de dólares. La noticia ha hecho que Wall Street, aún cerrado, perdiera alrededor de un punto y los parqués europeos registraran caídas. Las palabras del presidente de la Fed dieron un pequeño respiro que duró poco tiempo: media hora antes del cierre de las Bolsas del Viejo Continente, el presidente de EE UU, Donald Trump, ha anunciado por Twitter que esta misma tarde comunicará la respuesta comercial de su país. Entonces, Wall Street ha comenzado a caer más de un 1% y ha arrastrado a las Bolsas europeas.  

El Ibex no ha logrado salvarse y ha cerrado con una caída del 0,77%, perdiendo de nuevo los 8.700 puntos y borrando las ganancias de la semana. El selectivo español ha estado a punto de completar la primera semana de agosto en positivo, pero no lo ha logrado, perjudicado principalmente por los grandes valores. Santander, BBVA y Repsol han cerrado con caídas superiores al 1,5%. No obstante, las mayores perdidas han sido para los valores más afectados por la guerra comercial: ArcelorMittal (-2,4%) y CIE (-2,13%).

Las expectativas construidas en torno al discurso de Powell tenían el riesgo de decepcionar, como finalmente ha ocurrido. El mercado es tan negativo con la economía que es difícil que los prudentes banqueros centrales se alineen con estas expectativas. De hecho, las actas de la reunión de julio de la Fed, publicadas esta semana, dibujaban división dentro de los miembros que deben votar las medidas. Y el mercado descuenta un recorte de tipos extremadamente agresivo.

Principales cotizaciones

Los presidentes de las Reservas de Kansas y Philadelphia, de hecho, creen que EE UU no precisa de dinero más barato. Otra opinión tiene el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, que, antes del discurso de Powell, aseguró en una entrevista con la CNBC que la Reserva Federal debe de seguir aplicando más estímulos ante los síntomas de desaceleración económica y la inversión de la curva de tipos. En lo que va de mes, la curva de tipos se ha invertido en dos ocasiones. Esto sucede cuando la rentabilidad del bono a 10 años de EE UU es menor a la que ofrece la deuda a 2 años. El hecho se interpreta como una señal de que se aproxima una recesión económica y por ello, preocupa a los mercados.

En Europa, el BCE desveló ayer las actas de su última reunión, donde se debatió un paquete exhaustivo de medidas para afrontar el enfriamiento económico. Las actas revelaron un banco central preocupado por su propia capacidad para reequilibrar la economía sin dar señales excesivamente negativas.

Trump no ha dejado pasar por alto las palabras de Powell y en un nuevo tuit ha criticado su falta de acción y prometiera hacer algo ante la pasividad de la Reserva Federal. Estos comentarios han dado alas al euro que, a pesar de estar sufriendo el azote del Brexit y la inestabilidad política de Italia, ha superado los 1,11 dólares.

En Italia los socialdemócratas y los populistas del Movimiento Cinco Estrellas tienen hasta el martes para formar un gobierno, opción preferida hoy por los inversores. La libra subió, por su parte, al hilo de las declaraciones de Merkel ante Johnson, donde el mercado interpretó que hay algo de margen para la negociación. Está en 1,223 dólares por libra. El yuan, por su parte, roza ya los 7,1 dólares en el mercado no intervenido, aunque la velocidad del descenso mitiga la ansiedad de los operadores.

Los bonos europeos suben levemente su rentabilidad: dos puntos básicos los españoles, hasta el 0,166% y otro el alemán, al -0,635%. Los de EE UU están en el 1,642% (tres puntos más). El euro, por su parte, se coloca en zona de mínimos y se cambia por 1,207 dólares.

El petróleo Brent sigue anclado en los 60 dólares.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top