Las huelgas en Renfe y el aeropuerto complican el retorno de las vacaciones

Empresas, EXPANSION

Aviones de Iberia en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.

Las huelgas complicarán el retorno de las vacaciones de verano de miles de ciudadanos en Cataluña los tres próximos días, 30 y 31 de agosto y 1 de septiembre, al confluir los paros que llevan todo el verano trastocando la actividad en el Aeropuerto de Barcelona con paros parciales en Renfe.

La jornada más complicada será, a priori, mañana, viernes, cuando coincidirán los paros en el aeropuerto y los de Renfe, convocados estos últimos por el sindicato CGT y que obligarán a cancelar en toda España un total de 222 trenes de viajeros de los 601 que circularán.

Estos paros, con los que los se reclaman cuestiones como un aumento de las tasas de reposición en la plantilla de la operadora, serán parciales y se desarrollarán en dos turnos: entre las 12.00 y las 16.00 horas y las 20.00 y las 24.00 horas.

El domingo día 1 de septiembre tendrá lugar la segunda jornada de paros en Renfe.

El aeródromo de El Prat será el que se llevará probablemente la peor parte por la huelga indefinida que mantienen desde el 9 de agosto los vigilantes de seguridad y la repetición el 30 y el 31 de agosto de los paros de los trabajadores de tierra de Iberia.

Este último conflicto, que ya provocó cancelaciones de vuelos el 27 y 28 de julio y el 24 y 25 de agosto, se ha agravado en las últimas horas tras saltar ayer por los aires un principio de acuerdo entre la dirección y el comité de Iberia Airport Services.

El comité de huelga, en el que UGT tiene la mayoría, ha denunciado la actitud «temeraria» de la empresa y su «desidia» ante los miles de pasajeros y clientes que se verán afectados por los nuevos paros.

Por su parte, la filial de Iberia asegura que tiene «la mejor disposición para dialogar y negociar», pese al fracaso de ayer, y que «se seguirá sentando» a la mesa de negociación.

Unos 30.000 pasajeros, según cálculos de la Generalitat, se verán afectados por las cancelaciones de vuelos estos dos próximos días, la mayoría de Vueling, que lleva el peso de las operaciones en El Prat, aunque también de compañías como British Airlines e Iberia.

De momento, Vueling ya ha confirmado que ha cancelado de manera preventiva 54 vuelos que debía salir mañana del aeródromo catalán, mientras que se espera que el sábado puedan correr la misma suerte cerca de 40 más.

Iberia ha anunciado también que los paros del personal de tierra tanto en El Prat como en Barajas, donde tiene su «hub», han llevado a cancelar 104 vuelos durante los dos días, de los que sólo seis tenían previsto salir o llegar al aeropuerto catalán.

Los servicios mínimos en el aeropuerto de Barcelona son los mismos que en el pasado fin de semana: el 100 % de los vuelos domésticos a territorios no peninsulares, el 53 % de los vuelos internacionales y el 32 % de los peninsulares que tengan una alternativa de transporte inferior a 5 horas.

El fin de semana pasado, la cancelación preventiva de vuelos y los servicios mínimos, que los sindicatos denuncian que son excesivos, evitó que se repitieran en el aeropuerto las imágenes de largas colas y quejas generalizadas de viajeros de otros veranos, y el ambiente fue de relativa normalidad.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top