«La clave de la estrategia de CDPQ está en la diferenciación»

EXPANSION, Mercados

Los cambios en el liderazgo del sector de la inversión rara vez ocupan titulares más allá de la prensa financiera, pero el nombramiento de Michael Sabia como consejero delegado de uno de los grandes inversores institucionales de América del Norte causó una tormenta política.

La elección de Sabia en 2009 para dirigir a Caisse de Dépôt et Placement du Québec (CDPQ), que gestiona activos por valor de 327.000 millones de dólares canadienses de unos 40 fondos de pensiones y planes de seguros, puso furiosos a dos ex-premier canadienses, Bernard Landry y Jacques Parizeau, que criticaron el movimiento como una «opa» sobre la institución del gobierno nacional de Ottawa y una provocación.

Las críticas pusieron de manifiesto la preocupación entre los soberanistas de Quebec por el hecho de que un angloparlante dirija una institución considerada como la joya del negocio francófono canadiense.

Sabia hablaba francés con fluidez cuando llegó a la institución pero era un momento difícil. El año anterior, registró unas pérdidas de 39.800 millones de dólares canadienses, su peor resultado, debido en parte al efecto de la crisis financiera global pero exacerbado por su exposición a los títulos comerciales respaldados por activos. «CDPQ era un símbolo de lo que iba mal en las finanzas y en el sector financiero», afirma Sabia desde Montreal. «En cierto modo nos habíamos dejado seducir por unos productos derivados altamente complejos. Necesitábamos invertir en la economía real», afirma

Su primera tarea en CDPQ fue reclutar ejecutivos para liderar un cambio, reducir la exposición del grupo en Canadá y «asegurarnos de que entendíamos en lo que estábamos invirtiendo». Utiliza el término «activos reales» cuando alaba las virtudes de entidades físicas como las inmobiliarias y las infraestructuras pero también de las acciones de empresas de emisión estándar.

CDPQ no lo ha tenido fácil tampoco este año. En febrero se enfrentó con una información sobre el socio de un vicepresidente de Otéra Capital, especializada en alquileres comerciales, que había tenido negocios con supuestos miembros de la mafia de Montreal.

Una investigación independiente concluía que la cartera de Otéra no había estado sujeta a fraude o malversación, pero que sí se habían producido problemas éticos «vinculados a actividades personales».

Otros han expresado su preocupación por el hecho de que los activos privados menos líquidos puedan ser un problema en caso de una crisis económica global.

Mark Machin, consejero delegado de Canada Pension Plan Investment Board, ha advertido de que algunos inversores se han mostrado excesivamente entusiastas con activos como las infraestructuras, el sector inmobiliario y el capital privado para buscar mejores rentabilidades y combatir los bajos tipos de interés.

Casi un tercio de la cartera de CDPQ está en áreas que Sabia considera menos líquidas. «Creemos que estos activos tienen una rentabilidad razonablemente fiable».

«Tenemos capacidades para completar y ofrecer proyectos verdes. Otros fondos de pensiones no lo hacen», afirma Sabia. «La clave está en la diferenciación». El grupo está recortando su exposición en empresas implicadas en terrenos petrolíferos en Canadá y aumentando su inversión en áreas con bajos niveles de carbono, como las energías renovables. También está elaborando presupuestos de carbono para equipos de inversión con el objetivo de reducir su exposición al carbono en general. El gas natural es una excepción. «Es lo menos malo desde un punto de vista medioambiental», dice Sabia.

Sabia afirmó el año pasado que el grupo estaba llevando a cabo una cirugía para una futura inversión en Reino Unido de cara al Brexit, aunque dice que la estrategia ahora se «ha convertido en microcirugía».

«Hay que ser cautelosos a la hora de asignar capital adicional en el Reino Unido, pero tampoco nos hemos lanzado a vender activos».

Sobre el futuro político de Reino Unido, incluyendo la probabilidad de que no haya acuerdo sobre el Brexit y si podría haber un gobierno laborista tras unas elecciones anticipadas, se muestra evasivo: «Veremos lo que ocurre. Hacer apuestas sobre quién ganará las elecciones es un negocio arriesgado».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top