Moncloa no ve “margen” para un acuerdo con Podemos pero la oposición no lo descarta ‘in extremis’

Economia, EXPANSION

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo (d) y la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, durante el pleno del Congreso que se celebra este martes en la Cámara Baja.

El Gobierno no ve “margen” para llegar a un acuerdo de investidura con Unidas Podemos, a quien reprochan no querer salir de su empeño en conformar un Ejecutivo de coalición. Sin embargo, la formación morada y también el PP, Ciudadanos y Vox vislumbran todavía la posibilidad de que tenga lugar un pacto ‘in extremis’ antes de la disolución de las cámaras el 23 de septiembre.

Fuentes muy representativas del Gobierno socialista confesaron a Servimedia que no ven “margen” para el acuerdo después de que la reunión de ayer entre el equipo negociador del PSOE y el de Unidas Podemos terminara sin ningún avance hacia un acuerdo de investidura, como ocurrió en la del pasado jueves.

Aunque la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra, afirmó al término de la reunión que el PSOE no da ninguna batalla por perdida, lo cierto es que otra dirigente de la formación atestiguó que hay poco espacio para llegar a un acuerdo, desde el momento en que en Unidas Podemos “no salen” de su pretensión de forma un Gobierno de coalición.

Según su testimonio, las cuatro horas de la reunión giraron en torno a este tema, pese a que el PSOE ha afirmado repetidamente que la oferta de un Ejecutivo conjunto que los socialistas hicieron en julio a su interlocutor ya no está vigente.

Fuentes del equipo negociador de Unidas Podemos corroboraron a Servimedia que tal fue el cariz de la conversación, porque preguntaron una y otra vez a sus interlocutoras por qué lo que ofrecieron en julio, que es lo que a su entender debía ser el punto de partida de las negociaciones al retomarse después del verano, ya no vale en septiembre.

Según indicaron estas fuentes, las respuestas de las negociadoras socialistas fueron que la oferta “ha caducado” y que en Unidas Podemos no supieron valorar lo que a ellas les costó a nivel interno hacer esta propuesta, dando a entender que en su propio partido la consideraban excesiva. Unas razones que a su entender no tienen ninguna justificación ni entidad política.

Sin embargo, precisamente por esta falta de enjundia de los motivos aducidos, en Unidas Podemos no terminan de comprender por qué el PSOE ha querido romper las negociaciones cuando aún quedan días hasta el 23 de septiembre, alegando, según su testimonio, que ya “no hay nada que hablar” y que continuar reuniéndose sería un “engaño a los ciudadanos” porque no se va a llegar a ningún acuerdo mientras las conversaciones pivoten en torno al Gobierno de coalición.

“Algo no me cuadra”, confesó a Servimedia uno de los integrantes del equipo negociador de Unidas Podemos, señalando que no descarta que el PSOE haga una oferta de Gobierno de coalición en el último momento contraviniendo todo lo que están diciendo en público y en privado. Incluso, aseguró, miembros de otros partidos le han comentado que “aún falta el factor Sánchez”. Es decir, que el presidente del Gobierno se descuelgue en los próximos días con una propuesta que no han querido hacer sus negociadoras y erigirse de esa forma en salvador de la legislatura y hombre de Estado capaz de hacer una cesión a la que su partido no estaba dispuesto.

Dudas

De hecho, la sensación de que podría haber un último movimiento ‘in extremis’ que desencalle la sensación se extendió esta tarde por las filas del Partido Popular, Ciudadanos y Vox. En privado, dirigentes de las tres formaciones compartieron sus dudas sobre que éste sea el fin de la negociación.

“Hoy no era el día para anunciar un acuerdo”, deslizaron desde Génova, donde no descartan que Sánchez e Iglesias den la sorpresa. Eso sí, auguran que los tiempos se alargarán lo máximo posible, como viene siendo habitual en las negociaciones entre estos dos partidos.

Fuentes de Cs y Vox también cuestionaron que la reunión de ayer, donde las delegaciones negociadoras de PSOE y Unidas Podemos certificaron una suerte de ruptura, sea definitiva, ya que Sánchez ahora puede amarrar el poder y en unas elecciones siempre se corren riesgos.

Sin embargo, esa reunión de cuatro horas llevó al PSOE y a Unidas Podemos a certificar su desencuentro, lo que salvo giro de última hora aboca al país a nuevas elecciones el 10 de noviembre. Tal fue el desacuerdo que no habrá más citas entre los equipos negociadores ni de los líderes políticos si ninguno cede en sus posiciones de partida.

El secretario de Acción de Gobierno de Podemos, Pablo Echenique, constató después que el PSOE “no se mueve de su planteamiento de formar un Gobierno de partido único, íntegramente ocupado por ministros del PSOE”.

Para el líder del equipo negociador de Unidas Podemos, que también conforman Ione Belarra, Enrique Santiago, Jaume Asens y Yolanda Díaz, esto es “un error que aboca definitivamente a una repetición electoral”, escenario que sospecha que “era su intención desde el principio de esta negociación”.

Leave a comment

Back to Top