Pascual factura 690 millones y eleva un 14% su beneficio

Empresas, EXPANSION

Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Calidad Pascual.

El resultado de explotación cae un 2%, tras aumentar inversiones, y su pasivo financiero neto se reduce un 9,6%, hasta 172 millones.

Calidad Pascual apuntala sus buenos resultados de 2017. El grupo de alimentación cerró el pasado ejercicio con una facturación de 690 millones, un 3% más, impulsado por todas sus líneas de negocio salvo la de Bifrutas y zumos, cuyos ingresos cayeron un 13,2%, de 65 millones a 56,4 millones, según las cuentas consolidadas presentadas por la sociedad en el Registro Mercantil.

El fuerte descenso de Brifutas, con una cuota de mercado del 36% en el segmento del zumo con leche, se vio compensado, no obstante, por el crecimiento del grupo en sus dos negocios principales: los lácteos y el agua.

Crece en lácteos y agua

Calidad Pascual facturó 440,5 millones con su división de lácteos, un 0,5% más, pese a la bajada del consumo de leche (-0,4%) registrada el año pasado en España, que se vio compensada por un ligero alza del mercado en valor (+0,5%). Por su parte, el negocio de agua del grupo (Bezoya) se disparó un 9%, hasta 127,3 millones, y ya supone casi el 20% de los ingresos de Calidad Pascual.

La otra categoría que detalla el grupo en sus cuentas, la de ovoproducto (derivados del huevo) y otros, creció un 33%, hasta los 56,5 millones, mientras que los ingresos por prestación de servicios pasaron de 6,7 a 9 millones.

El resultado de explotación de Calidad Pascual cayó un 2,1% el año pasado, hasta los 37,1 millones, debido al alza de los aprovisionamientos, por el alza del negocio, y de las amortizaciones, por mayores inversiones. Sin amortizaciones, el resultado de explotación habría crecido un 4%. Además, la empresa redujo el año pasado sus gastos financieros en dos millones, aumentando el beneficio antes de impuestos un 4,8%, hasta 26,9 millones. La caída de su deuda financiera neta, que bajó de 190 millones a 172 millones de euros, un 9,6%, explica esta mejora del resultado financiero.

Calidad Pascual pagó 15 millones en impuestos el año pasado, ligeramente menos que en 2017, lo que explica que su resultado neto creciera un 14%, hasta 11,92 millones.

La sociedad acordó en su última junta repartir un dividendo de 4 millones al accionista único, Corporación Empresarial Pascual, propiedad de la familia del mismo apellido. El resto del beneficio, cerca de 8 millones, se destinará a compensar resultados negativos de ejercicios anteriores. La alta dirección cobró 1,32 millones en 2018, mientras que el consejo de administración percibió 240.000 euros.

Buenas perspectivas

La firma dice en sus cuentas que en 2019 espera un alza del resultado de explotación «como consecuencia del afianzamiento de los nuevos productos, los esfuerzos en innovación y eficiencias de la cadena de suministro».

Calidad Pascual, que valora sus marcas en 232 millones, en línea con 2017, tenía 9,2 millones en efectivo y equivalentes a 31 de diciembre, frente a 8,6 millones un año antes. La empresa contaba, al finalizar 2018, con un saldo vivo de 170 millones correspondientes al crédito sindicado de 200 millones que firmó en 2016 con vencimiento en junio de 2021, cuando tendrá que hacer frente a un reembolso final de 120 millones.

Además, la financiación incluía un crédito revolving de hasta 40 millones -el año pasado dispuso de 7 millones- y un acuerdo marco en el que se regula su acceso a líneas de factoring, pago a proveedores y avales -sus líneas operativas ascendieron a 143 millones el año pasado-.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top