La banca ahorra 4.000 millones con la nueva tasa de depósito

Empresas, EXPANSION

Luis de Guindos junto a Mario Draghi.

El nuevo sistema escalonado que anunció el BCE en su última reunión eximirá de la penalización del 0,5% a alrededor de 800.000 millones.

Europa está bancarizada. Muy bancarizada. Lo saben las autoridades y lo sabe también el responsable de la política monetaria, el Banco Central Europeo (BCE), que anunció en su reunión del pasado 12 de septiembre medidas para mitigar el impacto de los tipos negativos en el balance de las entidades.

A partir del 30 de octubre, el exceso de reservas depositadas en Fráncfort -siempre que no supere en más de seis veces el volumen de reservas obligatorias- se verá eximido de la penalización de la tasa de depósito, que se sitúa ahora en el -0,5%. Es el sistema de tasa de depósito escalonada (el famoso tiering) que, según los datos recabados por la institución, permitirá a las entidades ahorrarse alrededor de 4.000 millones de euros.

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, fue el encargado de presentar esta cifra como como parte de su discurso de apertura de la reunión que mantuvo con los miembros del mercado monetario. El banquero español recordó que la finalidad de estas medidas no es sujetar los beneficios de la banca, sino garantizar que que el canal de transmisión de la política monetaria, que en la zona euro es de forma mayoritaria el sector bancario, transmite de forma adecuada los estímulos.

«Estimamos que estarán eximidas del pago de la tasa de depósito alrededor de 800.000 millones de euros en exceso de reservas», apuntó Guindos, que también indicó que aproximadamente un billón de euros seguirá golpeado por el -0,5%.

Equilibrio

El BCE confía en haber encontrado un equilibrio entre mitigar el impacto de los tipos negativos en la banca y evitar un endurecimiento no deseado de las condiciones de financiación. Porque si demasiadas entidades se libran de la penalización del 0%, podrían tener incentivos para tomar prestado en el interbancario, lo que provocaría una subida de los tipos de interés encubierta. «Hasta ahora hemos visto muy pocas pruebas de que esto esté ocurriendo, pero el BCE seguirá vigilando las condiciones del mercado monetario», señala Guindos a este respecto. Sin embargo, el euribor sí ha dado muestras de incluso antes de que el escalonamiento de la tasa de depósito haya tenido lugar.

Desde la última reunión de política monetaria, el índice se ha elevado hasta el -0,4%, desde el -0,44% previo. El euribor, en apenas siete jornadas, ha escalado hasta niveles máximos de julio de este año, antes de que el mercado empezara a descontar el gran paquete de estímulos que el BCE pondría sobre la mesa.

Además del escalonamiento de la tasa de depósito, el BCE anunció una rebaja de su nivel (del -0,4% al -0,5%), junto con el reinicio del programa de compras de deuda por valor de 20.000 millones de euros al mes. Además, mejoró las condiciones de las inyecciones de liquidez (TLTRO III) y anunció su compromiso de no endurecer la política monetaria de la zona euro hasta que no se detecte «un repunte robusto en las perspectivas de inflación».

«El consejo de Gobierno tomó la decisión de anunciar un exahustivo paquete de estímulos monetarios porque la rebaja de las proyecciones de inflación requería una respuesta vigorosa», comentó ayer Guindos. Los miembros del consejo de Gobierno se posicionan a favor o en contra de la última decisión del BCE en cada oportunidad que se les presenta, lo que ha transmitido la imagen de división en la autoridad monetaria a las puertas del fin del mandato de Mario Draghi como presidente.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top