TUI, Jet2, IAG y easyJet pujan por el negocio aéreo de Thomas Cook

Empresas, EXPANSION

El primer grupo turístico europeo y aerolíneas de bajo coste que se están diversificando hacia el negocio vacacional afinan su estrategia para quedarse los activos más valiosos.

El sector aéreo europeo aborda la enésima reordenación del negocio en una década. La relativa sorpresa por la bancarrota de Thomas Cook, en el candelero desde hace meses, ha dado paso a una nueva fase: la carrera por hacerse con los activos más lucrativos del touroperador británico. Compañías como TUI, Jet2, IAG, easyJet o Virgin Atlantic afinan sus estrategias para tomar posiciones ante una pugna que se dirimirá a medio plazo y que tiene como gran damnificada a corto plazo a Canarias. El colapso de Thomas Cook coincide con el arranque de su temporada alta, lo que deja al archipiélago español sin apenas margen de reacción, en contraste con otros destinos como Baleares, donde los hoteleros tendrán varios meses para buscar alternativas para llenar sus establecimientos.

La desaparición de Thomas Cook no tiene parangón en el sector turístico. Por la relevancia de su marca, con 178 de historia, por su tamaño y porque apenas tiene comparables. Por esa razón, todas las miradas se dirigen ahora a TUI, el mayor grupo turístico del Viejo Continente y el nuevo rey de la touroperación. Según James Ainley, analista de Citi, «tras la quiebra de Thomas Cook, TUI puede ser el principal beneficiario en el sector de los touroperadores, mientras que easyJet puede serlo en el sector aéreo». Según sus cálculos, Thomas Cook tenía una cuota del 8% en el mercado mayorista de viajes británico y un 10% en el alemán, frente a unas cuotas del 19% y 17% para TUI, respectivamente.

En el sector aéreo, Thomas Cook Airlines se solapa en un 35% de sus rutas con easyJet, en un 20% con Ryanair, en un 15% con IAG y en un 65% con la propia TUI. En cuanto a la alemana Condor, participada por Thomas Cook (ver información adjunta), coincide en un 15% con Lufthansa, en un 10% con Ryanair y en un 30% con TUI.

Christian Nedelcu, de UBS, señala que «la entrada de Thomas Cook en liquidación puede mejorar la rentabilidad y generación de caja de TUI a corto plazo. Sin embargo, está menos claro el impacto a medio plazo. Ante las bajas barreras de entrada al negocio, podría entrar nueva capacidad al sector en los próximos 12 a 24 meses. Por tanto, la recuperación de la rentabilidad puede durar poco antes de que la presión en los márgenes de los touroperadores vuelva a aparecer». Mientras, Richard Clarke, de Bernstein Research, asegura que «TUI debería beneficiarse de la situación. Los viajes organizados todavía son populares y TUI puede tener ventajas de precio ante la reducción de los competidores y ante el hecho de que muchos hoteles se quedan con capacidad sobrante ante la desaparición de Thomas Cook. Reino Unido regresa a un duopolio (TUI y Jet2), mientras que en Alemania hay una mayor competencia». En su contra juega, no obstante, que TUIfly es uno de los afectados por la crisis del Boeing 737 MAX. Tiene 15 aeronaves en tierra, con el consiguiente impacto en los costes, y se desconoce cuándo volverá a volar el modelo.

La desaparición de Thomas Cook también podría brindar oportunidades a las aerolíneas de bajo coste que han diversificado su actividad hacia el negocio vacacional. Es el caso de Jet2, que trabaja directamente con más de 4.000 hoteles de dos a cinco estrellas y que, a través de su división Holidays, transportó 3,81 millones de pasajeros británicos en los 12 meses previos al 30 de septiembre de 2019, lo que supone 900.000 más que en el mismo periodo del año anterior y le convierte en el segundo touroperador británico. EasyJet, por su parte, también quiere apostar por el segmento turístico y ha creado un equipo específico para contratar con los hoteles -hasta ahora tenía subcontratado ese servicio a Hotelbeds, al que pagaba una comisión-. Según un informe de Credit Suisse, «el colapso de Thomas Cook podría estimular el interés de los hoteleros en los destinos de easyJet, lo que creemos que puede ayudar a la aerolínea a negociar tanto el volumen como los términos».

Credit Suisse destaca asimismo a easyJet como potencial candidato a hacerse con los derechos de vuelo (slots) de Thomas Cook en el aeropuerto de Gatwick (Londres), que podrían alcanzar un valor de 90 millones de libras (101,8 millones de euros), según Citi. En la terna podrían estar también IAG -que tiene un 24% de los slots, frente al 44% de easyJet-, Virgin Atlantic, Ryanair y Wizz Air.

Las aerolíneas chárter españolas -Wamos y Evelop- no figuran, a priori, entre las beneficiadas puesto que se centran en el transporte de turistas nacionales o en trabajar para terceros en régimen de arrendamiento.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top