John Major arremete contra Boris Johnson en la Embajada española en Londres

Economia, EXPANSION

El ex primer ministro acusa a su sucesor de usar artimañas y dividir el país para ir a un Brexit duro

Cuando John Major era primer ministro de Reino Unido, entre 1990 y 1997, llamó «bastardos» a los miembros euroescépticos de su Partido Conservador que le hacían la vida imposible por haber firmado el Tratado de Maastrich.

Poco podía imaginar Major que, más de dos décadas después, seguiría batallando con la misma facción de su partido, pero en este caso con él fuera del poder y sus rivales en el poder.

Major ha aprovechado un discurso pronunciado esta noche en la Embajada española en Londres, en un acto organizado por el Centro por una Reforma de Europa (CER, por sus siglas en inglés), para arremeter contra el actual primer ministro, Boris Johnson, y su empecinada carrera hacia una salida caótica de la Unión Europea (UE).

Según Major, la estrategia del actual inquilino de Downing Street es provocar un Brexit caótico en octubre saltándose los recelos del Parlamento y las sentencias del Tribunal Supremo, para ir de inmediato a unas elecciones generales presentándose como la voz del pueblo contra las élites que intentan parar ese proceso. Prueba de esa táctica fue la sesión parlamentaria de ayer, donde Johnson atacó con duras palabras a la oposición, diciendo que quiere «una rendición» ante la UE.

«El Gobierno ayer destruyó deliberadamente cualquier esperanza de un acuerdo entre partidos sobre el Brexit», señaló Mayor, quien criticó el uso de palabras como «saboteadores, traidores y enemigos» que se lanza a quienes no aceptan la estrategia de Johnson.

«La posición actual del Gobierno conservador es una aberración», dijo el exprimer ministro, quien fue uno de los testigos más críticos en el Supremo contra el cierre temporal del Parlamento ordenado por Johnson y anulado por esa instancia judicial. «Para reforzar su atractivo electoral, el Gobierno parece dispuesto a atizar el descontento usando lenguaje emotivo y evocador que solo puede provocar temor y enfado, y fomentar las quejas contra el Parlamento y la Ley», explicó Major.

«Esto significa que el Gobierno desea ganar la reelección, incitando el rechazo a los bastiones más importantes de nuestro Estado y su libertad. Esta estrategia no es conservadora y puede hacer daño permanente a la reputación del Partido Conservador. Ningún Gobierno anterior hubiera considerado este comportamiento imprudente y divisivo».

Pero antes de llegar a esos comicios, el primer ministro quiere sellar el Brexit como sea el 31 de octubre, pese a que el Parlamento ha aprobado una Ley que exige una prórroga hasta enero de 2020 si no hay pacto con la UE.

«Mi miedo es que el Gobierno va a intentar sortear esta Ley», advirtió esta noche Major, en un acto que contó con la presencia de Carlos Bastarreche, embajador español en Londres, junto a Charles Grant, director del CER, y Jon Kerr, miembro de la Cámara de los Lores y vicepresidente de Scottish Power, filial de Iberdrola.

Para saltarse esa norma, el sucesor de Margaret Thatcher advierte que podría intentar usar una orden ministerial, que no necesita permiso de la Reina Isabel II, para dejar sin efecto la Ley hasta que pase el 31 de octubre, facilitando un Brexit duro en esta fecha.

«Debería advertir al primer ministro que -si toma esa ruta- será en flagrante desafío al Parlamento y profundamente irrespetuosa con el Tribunal Supremo. Sería un acto de deshonestidad política que nadie debería olvidar ni perdonar».

Major pidió a todos los miembros del Parlamento que se unan para evitar ese desenlace, que crearía un caos económico y social en Reino Unido. Su opción preferida es un Brexit pactado u otro referéndum, ya que unas elecciones «no resolverían nada».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top