CaixaBank lanza una prueba piloto de hipoteca inversa

Empresas, EXPANSION

Oficina de CaixaBank.

El banco decidirá si opta por la comercialización de esta oferta tras conocer los resultados de su proyecto.

CaixaBank va a lanzar una prueba piloto de hipotecas inversas, un producto que cada vez se perfila más como una fuente de ingresos adicional para los propietarios de viviendas de mayor edad.

El banco, a través de su aseguradora VidaCaixa, iniciará la comercialización de la hipoteca inversa a un colectivo de clientes a los que, a priori, considera que podría interesar.

Con el resultado de esta prueba en la mano, la entidad decidirá si entra en este negocio. En CaixaBank y VidaCaixa son conscientes de las complicaciones que presenta la contratación de la hipoteca inversa. Al margen de los escollos de la regulación, los relacionados con los herederos de quien suscribe una hipoteca inversa son de calado.

La incursión de VidaCaixa en el lanzamiento de estos productos no es el único movimiento del mercado en esta dirección, pero sí es el primero que implica a un banco español.

Mapfre, junto con sus socios de bancaseguros -Santander, Bankia, Bankinter y CCM- analiza la viabilidad técnica y comercial de la hipoteca inversa para tomar una decisión con todos los datos encima de la mesa.

La aseguradora Caser sí ha dado el paso y, con el asesoramiento de Óptima Mayores, acaba de lanzar una hipoteca inversa. Es el paso más decidido que irrumpe en un mercado en el que a día de hoy sólo hay dos ofertas.

Una es la del banco portugués BNI, que a través de Óptima Mayores ofrece hipotecas inversas, con un compromiso de aportar 25 millones de euros anuales para la contratación de estos productos.

Catalana Occidente, a través de su filial Bilbao Hipotecaria, ofrece desde hace años la posibilidad de transformar una vivienda en propiedad en una renta vitalicia.

Supervisor

El Banco de España se ha mostrado partidario del lanzamiento de productos que permitan transformar el patrimonio inmobiliario ilíquido en ingresos para los más mayores ante el actual entorno de mayor esperanza de vida, caída de tipos de interés y crisis de la Seguridad Social.

Pero el supervisor no ve margen para que los bancos contraten y asuman el riesgo de las hipotecas inversas. Otra cosa es la comercialización de un producto diseñado por una aseguradora o un plan de pensiones, que retienen el riesgo en su balance.

La falta de normativa penaliza a los bancos en el diseño de hipotecas inversas, un negocio que según el Banco de España «quizá deberían desarrollar otras entidades» como aseguradoras o gestoras de pensiones, afirmó este miércoles Ángel Gavilán, jefe de la División de Análisis Financiero del Banco de España.

El órgano de control cree que sería necesario regular en funcionamiento y las exigencias de estos productos para que los bancos tuvieran un marco adecuado en el que pudieran lanzar hipotecas inversas. Pero la agenda de la regulación no pasa por abordar estas modificaciones.

A favor de las hipotecas inversas en España juega el hecho de que ocho millones de personas mayores de 65 años tienen acumulado un ahorro de 600.000 millones en una vivienda en propiedad, según datos de Óptima Mayores, frente a los 120.000 millones que gestionan los planes de pensiones.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top