Ibercaja estudia pedir una prórroga para salir a Bolsa

Empresas, EXPANSION

Víctor Iglesias, consejero delegado de Ibercaja.

El banco aún tiene pendiente aprobar el folleto y tendrá que esperar al menos hasta el año que viene para cotizar.

El estreno bursátil de Ibercaja se podría alargar más tiempo de lo esperado. El banco tiene que saltar al parqué antes de finales de 2020 por imperativo legal, pero se plantea pedir una prórroga sobre todo después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya dibujado un horizonte de tipos bajos durante más tiempo, según señalan fuentes financieras.

Ibercaja tiene asumido que apurará al máximo el plazo legal para salir a Bolsa fijado hasta finales de 2020. De hecho, el banco no podrá aprovechar la ventana que se abre tradicionalmente en el mercado en noviembre para vender sus acciones y esperará al año que viene. «Es materialmente imposible», indican las fuentes consultadas.

Ibercaja tiene pendiente todavía aprobar el folleto de salida a Bolsa, que se ha ralentizado ante el contexto desfavorable por la inestabilidad política en España y el panorama poco halagüeño para el sector financiero en Europa. También ha congelado el road show entre inversores, aunque los principales directivos ya han viajado a Londres para explicar los planes en el medio plazo.

Ibercaja contrató el año pasado como asesor independiente a Rothschild para preparar su salto al parqué. La intención era aprovechar una de las cuatro ventanas de oportunidad que brindaría el mercado antes de otoño de 2020.

Preparados

El equipo directivo ha dejado claro desde el inicio que no hay prisas por saltar al parqué. «Estamos preparados para salir a cotizar cuando existan las condiciones que consideremos favorables», explican fuentes oficiales de Ibercaja.

La petición de un tiempo extra para salir a Bolsa se articularía a través de la Fundación Ibercaja, que ahora controla el 87,8% del capital y que tiene que rebajar su participación por debajo del 50% en el banco para cumplir con la Ley de Cajas. De hecho, el banco colocará alrededor de un 40% del capital, según fuentes financieras.

No sería la primera vez que Ibercaja trata de ampliar el límite para salir a Bolsa. En 2017 fue el intento que más cerca estuvo de fructificar, cuando el gobierno del PP amplió hasta 2023 el límite para dotar un fondo de reserva, la otra alternativa al salto al parqué que tenían las antiguas cajas de ahorro.

Los órganos del banco aún no han decidido si solicitar oficialmente la prórroga, ya que se encuentra en una fase inicial. «Sería un escenario más que posible si el mercado no mejora el año que viene», indican desde el sector. El cambio en el límite para cotizar requiere de una modificación en la Ley de Cajas y obliga a que haya una mayoría en el Parlamento.

Bankia y Unicaja

El retraso en la privatización de Bankia, de la que el Estado controla alrededor de un 60%, puede ser uno de los principales argumentos de Ibercaja para ganar tiempo, subrayan desde el mercado. Además, otro competidor directo, la Fundación Unicaja, estudia también pedir más plazo para reducir su peso en el banco por debajo del 40%.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top