Las Marchas por la libertad afectarán hoy a las carreteras catalanas: más de 10 tramos cortados por las protestas

Economia, EXPANSION

Simpatizantes independentistas ayer a su paso por El Vendrell (Tarragona) durante una de las ‘Marchas por la Libertad’, movilizaciones de protesta contra las condenas a los líderes del procés que arrancaron ayer desde cinco puntos, Girona, Vic, Berga, Tàrrega y Tarragona, para confluir mañana en Barcelona.

Tras los disturbios de anoche, la situación en las carreteras catalanas se prevé hoy complicada ya que desde primera hora se volverán a poner en marcha las cinco ‘Marchas por la libertad’ que ayer partieron de diferentes puntos de Cataluña para confluir mañana en Barcelona en protesta por la sentencia del procés. A esta hora hay más de 10 tramos de carreteras catalanas en una acción de protesta por la sentencia.

Centenares de personas prosiguen la columna de las ‘Marchas por la Libertad’ desde La Garriga procedente desde Vic (Barcelona), que durante tres días hará camino hasta Barcelona, donde confluirá con otras cuatro que han arrancado desde Tàrrega (Lleida), Berga (Barcelona), Tarragona y Girona.

Esta columna empezó ayer por iniciativa de la ANC, que quiere dar una «respuesta de país» a la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo (TS) a los líderes independentistas. Como las demás, está encabezada por la pancarta ‘Contra la sentència, independència’, y en ella algunos manifestantes llevan ‘estelades’ y pancartas reivindicativas.

La columna se ha puesto en marcha a las 7.30 horas en una caminata a través de la C-17, y parará en Parets del Vallès (Barcelona) al mediodía. Por la tarde, la columna recorrerá la AP-7 en una caminata a través de Mollet, Polinyà, Sabadell y parará en Sant Quirze (Barcelona).

Grupos de independentistas han contado esta madrugada varios tramos de la AP-7 en Tarragona, Mont-Roig del Camp y Freginals, en protesta por la sentencia del ‘procés’ y la AP-2 en Barberà de la Conca (Tarragona).

La AP-7 está cortada está cortada a la altura de Tarragona en dirección hacia Barcelona en los dos sentidos de la marcha, desde las 7.00 de la mañana.

En Montroig del Camp (Tarragona), la AP-7 también está cortada en ambos sentidos desde las 06.24 horas, mientras que, en Freginals, no se puede circular por esta autopista en sentido sur, hacia Valencia, desde las 5.40 horas y en Ulldecona en sentido Barcelona por la presencia de manifestantes.

También por protestas en la vía, está cortada la C-17 en Gurb (Girona), en sentido Ripoll, la C-14 en Ponts y Alcover, la C-53 en Bellcaire d’ Urgell, la C-26 en Castelló de Farfanya y la C-12 en Torrelameu.

La C-65 también está cortada en Cassà de la Selva en los sentidos, mientras que en la C-26 se está dando paso alternativo en Algerri por manifestación y la C-12 está cortada en Flix por limpieza de vía.

Retrasos en cercanías

Por su parte, las líneas R1, R4 y R3 de Cercanías de Renfe acumulan retrasos de unos 20 minutos este jueves después de que un grupo de manifestantes independentistas haya cortado la vía férrea sobre las 07.25 horas a la altura de Sant Joan Despí (Barcelona). Según ha informado Renfe, la circulación se ha vuelto a restablecer hacia las 07.45 horas, cuando el grupo de personas que habían accedido a la zona de vías se han retirado.

El corte ha obligado a interrumpir la circulación en el tramo entre Cornellà-Martorell, por lo que, para que la incidencia tuviera la mínima afectación posible, los trenes de la línea de cercanías R1 han iniciado y finalizado su recorrido en L’Hospitalet.

Un portavoz de Renfe ha explicado a Efe que el corte, que ha afectado a la circulación de todos los trenes que pasan por el túnel de plaza Catalunya, provoca retrasos de unos 20 minutos en el servicio de cercanías de las líneas R1, R4 y R3.

Barcelona vive otra noche de batalla campal

El centro de Barcelona volvió a vivir ancohe una segunda noche de fuertes enfrentamientos entre Mossos y grupos de manifestantes, dejando un escenario de batalla campal y una escalada en el grado de violencia que, el presidente Quim Torra, ha atribuido a «grupos de infiltrados y provocadores».

El tercer día de protestas contra la sentencia del ‘procés’ ha dejado un rastro de caos y destrozo en el ensanche de Barcelona, donde manifestantes que participaban en una concentración convocada por los denominados Comité de Defensa de la República (CDR) han protagonizado una nueva batalla campal contra la policía.

El ensanche barcelonés ha vuelto a ser testigo de fuertes enfrentamientos entre Mossos y grupos de manifestantes que han vuelto a quemar coches y contenedores, levantar barricadas y, por primera vez, han lanzado cócteles molotov y ácido a la policía, así como cohetes contra un helicóptero policial.

Pasadas las 12:00 a.m.,, el presidente de la Generalitat compareció en la televisión autonómica para hacer un llamamiento a «parar ahora mismo» los actos vandálicos y para evitar que estos incidentes dañen al independentismo, a la vez que ha alertado sobre «grupos infiltrados» en estos disturbios. Torra hizo un llamamiento a la «serenidad» pidiendo que «esto se debe parar ahora mismo. No hay ninguna razón ni justificación para un acto vandálico». «No debemos caer en la trampa que nos ponen (…). No toleraremos las provocaciones» por parte de unos pocos, dijo.

Disturbios y altercados

La convocatoria de los CDR reunió ayer a unas 22.000 personas en la confluencia de la Gran Vía con la calle Marina de Barcelona, pero una parte de los manifestantes se dirigió después a la Consellería de Interior, a la que lanzaron objetos contundentes, como piedras y botellas y papel higiénico a los agentes apostados alrededor del edificio, que han cargado contra los alborotadores.

Tras esta respuesta policial, varios centenares de jóvenes se dispersaron por las calles cercanas a la consejería de Interior, como la calle Roger de Flor, el Paseo de Sant Joan o la plaza Tetuán, y encendieron hogueras, levantaron barricadas, tiraron motos al suelo y prendieron fuego a contenedores de basura que hicieron arder coches situados cerca del lugar.

Los Mossos han pedido no acercarse a la zona de los disturbios y alertaron de que algunos de los manifestantes lanzaban «piedras y objetos con ácido», mientras camiones de los Bomberos intentaban apagar algunas de las múltiples hogueras encendidas en la zona.

Los manifestantes, muchos de ellos con capuchas y la cara tapada, usaron un contenedor de obra, desmontaron un andamio y arrancaron señales de tráfico para usarlo en las barricadas y hogueras que han organizado en la calle, que impregnaron de olor a quemado el ensanche de Barcelona.

Leave a comment

Back to Top