¿Crecimiento global en peligro? No tan rápido: «El mundo evitará una recesión»

COTIZALIA, Economia

20/10/2019 05:00

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial han celebrado esta semana en Washington su reunión de otoño, una cita que se anticipaba como la más tétrica y desesperanzada de la última década. La cita de los presidentes de bancos centrales, ministros de Economía y Finanzas, parlamentarios y representantes de la sociedad civil y del sector privado ha estado marcada por las turbulencias que vive la agenda global: desde las disputas comerciales y el Brexit, hasta el debilitamiento de la economía global que nubla las previsiones de ambas instituciones.

«La economía global está en una desaceleración sincronizada», dijo la nueva directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, que ocupó el puesto el 1 de octubre. «La incertidumbre, motivada por la guerra comercial, está limitando el potencial económico. Incluso si el crecimiento se reanima en 2020, las actuales fisuras pueden llevar a cambios que duren una generación: cadenas de producción rotas, sectores comerciales aislados, un ‘muro de Berlín’ digital…».

Georgieva estima que solo el conflicto comercial recortará 700.000 millones de dólares al PIB mundial en 2020. Hace apenas dos años, el 75% de los países del mundo estaban en proceso de aceleración, según los cálculos del Fondo. Una proporción que ha bajado al 10%. El presidente del Banco Mundial, David Malpass, reconoció que la expansión global estará por debajo del 2,6% calculado en junio.

Esto no significa que todos los analistas y meteorólogos de la economía estén subidos al mismo barco, en las mismas aguas turbulentas. El grupo de investigación Conference Board, sin ánimo de lucro y con sede en Manhattan, reconoce la desaceleración y los bandazos que provoca la incertidumbre, pero estima que la economía global volverá a acelerarse en 2020.

«No es un momento fácil para predecir la economía», dice Bart van Ark, economista jefe de Conference Board. «Pero hay una posibilidad muy buena y plausible de que, de hecho, la economía global toque fondo este año y empiece a recuperarse un poco el año que viene, o al menos empezar a evitar una recesión global».

Según Conference Board, el crecimiento global se quedará en el 2,3% este año y rebotará hasta el 2,5% en el siguiente ejercicio

Según Conference Board, el crecimiento global se quedará en el 2,3% este año y rebotará hasta el 2,5% en el siguiente ejercicio. Las principales razones son «unos mercados laborales y de consumo extraordinariamente robustos alrededor del mundo», en palabras de van Ark. El saludable consumo global sería el muro de contención de la crisis, siempre con el asterisco de los imprevistos geopolíticos.

«Hemos visto que hay un aumento de los consumidores que invierten sus ingresos disponibles en acciones y fondos mutualistas, tanto en Norteamérica como en Asia Pacífico, pero incluso en Europa, donde los consumidores son más reacios a tomar riesgos», dice a El Confidencial Denise Dahlhoff, investigadora de consumo del organismo. «Si los consumidores toman esos riesgos en inversiones, demuestran que tienen confianza en los mercados: que les va bien y que esperan algún beneficio».

El índice de confianza del consumidor del tercer trimestre de 2019 refleja una puntuación óptima en la mayoría de las grandes economías. Está por encima de 100 en Estados Unidos, Canadá, Alemania, China, la India, Taiwán o Arabia Saudí, y está muy cerca en muchos otros casos. La de España es de 87.

Consumo y empleo, pilares para evitar la recesión

Si la confianza del consumidor es el muro que protege las economías, el empleo es el muro que protege a los consumidores, como en EEUU. «Una gran parte de la base de los consumidores está activamente empleada: si ven cambios en el empleo, en sus compañías, o en las compañías de alrededor, eso podría causar una reacción. Pero tenemos un mercado laboral muy fuerte en EEUU ahora mismo», añade Dahlhoff. El paro norteamericano está en mínimos del último medio siglo, un 3,5%. Aunque el ritmo de creación de empleo se ha ralentizado con respecto a 2018, los economistas esperan que el mercado siga ajustándose y los salarios subiendo. El salario de los empleados del sector privado creció un 2,9% interanual en septiembre. Si bien a pie de calle la confianza general sigue siendo alta, donde están apareciendo cada vez más dudas es a nivel ejecutivo: entre los directivos de las corporaciones. «La confianza de los consejeros delegados ha decrecido gradualmente. Eso va en una dirección muy diferente. Tiene que ver con los ejecutivos mirando profesionalmente al futuro, pero los consumidores, en el día a día, no vemos tan lejos».

Foto de archivo de un supermercado Walmart en EEUU

Foto de archivo de un supermercado Walmart en EEUUFoto de archivo de un supermercado Walmart en EEUU

El origen de este impacto en la confianza empresarial son las disputas comerciales. Los aranceles de EEUU a las exportaciones chinas, que han aumentado en amplitud y profundidad desde las primeras tarifas al aluminio y al acero hace 15 meses, todavía no se han reflejado en las tiendas. Son los importadores quienes de momento absorben el impacto, haciendo ajustes en sus costes y cadenas de producción.

Dado que el 70% del comercio global de mercancías son productos manufactureros, los aranceles han golpeado la producción industrial de varios países, empezando por China, EEUU y Alemania. Los economistas de Conference Board predicen quela caída de la producción industrial se va a suavizar y, con el tiempo, recuperarse.

Además de los riesgos generales del comercio y la geopolítica, hay circunstancias especialmente sensibles en algunos países: Hong Kong y Perú, dada la inestabilidad política de las últimas semanas; y, dentro de la Unión Europea, Italia, por las dificultades políticas; Alemania, por ese recorte industrial, y sobre todo Reino Unido.

«Creemos que, probablemente, Reino Unido está en recesión ahora mismo», según van Ark. «La diferencia dependerá de cuántas compañías estarán preparadas para lidiar con un Brexit con acuerdo, o un Brexit sin acuerdo». La economía más expansiva de la UE sería Polonia, con un 3,8% de crecimiento este año y más de un 4% el año que viene. España marcaría el 2 y el 2,5%.

La economía más expansiva de la UE sería Polonia, con un 3,8% de crecimiento este año y más de un 4% el año que viene. España marcaría el 2 y el 2,5%

El riesgo económico número uno, por tanto, sería que las aguas de la guerra comercial y otras incertidumbres acaben superando el muro de contención del consumo. «En cuanto el consumidor empiece a preocuparse», dice Bart van Ark, «sobre sus ingresos, su empleo y todo lo demás, entonces, por supuesto, tendríamos un problema mucho mayor».

Leave a comment

Back to Top