La banca española pisa el freno y recorta más de un 60% la limpieza de activos tóxicos

Empresas, EXPANSION

Sucursales bancarias.

Italia, Reino Unido, Irlanda y Alemania superan a España en 2019. El sector reduce el saneamiento en toda Europa tras las cifras récord de 2018 y 2017.

BBVA está en plena negociación para vender una cartera de 5.000 millones de euros en activos tóxicos y Santander acaba de contratar a un experto del Banco Mundial como asesor para que le ayude a desprenderse de sus créditos fallidos (NPL, por sus siglas en inglés), pero la limpieza de los balances de los bancos españoles está muy lejos de sus momentos álgidos. España ya no está ni en el top 3 de países europeos más activos en 2019: ha caído a la quinta posición, según los datos de Debtwire.

Con cerca de 8.000 millones de euros de volumen nominal vendidos en lo que va de año, España está por detrás de Italia, líder con 17.700 millones; Reino Unido (11.000 millones), Irlanda (9.300 millones) y Alemania (9.000 millones).

La cifra española contrasta con la venta de activos tóxicos con un valor nominal de 43.200 millones realizada en 2018 y con los 51.700 millones de 2017. Incluso si se suman los 9.000 millones de euros que Debtwire tiene contabilizados en operaciones que están en marcha y pueden cerrarse este año y se llega a los 17.000 millones de limpieza en 2019, los números de la banca española quedarían claramente por debajo del pasado más reciente. Con respecto al saneamiento de 2018, de hecho, la caída sería superior al 60%.

El freno de los bancos españoles es mayor que el que se está viviendo en otros países del Viejo Continente, pero no es un hecho aislado. La banca europea en su conjunto ha cerrado 92 operaciones para sanear los balances de créditos fallidos por un volumen nominal total de 67.900 millones de euros durante los nueve primeros meses del año.

Otra vez, esta cifra está muy lejos de los 205.100 millones de euros de 2018, la cuantía récord hasta el momento, y de los números de 2017, también muy elevados. Y los tres meses de operaciones que quedan para terminar el ejercicio solo podrán ayudar a que la distancia se reduzca.

Italia y Grecia son los países que más transacciones tienen pendientes con la esperanza de cerrarlas este año. El país transalpino aspira a deshacerse de 45.000 millones de euros en préstamos fallidos de aquí a final de 2019 y los bancos griegos están pendientes de otros 35.000 millones. Si se suman las ventas materializadas y las que se están negociando con vistas a cerrarse en el cuarto trimestre, España sería el tercer país de Europa con más saneamientos de balance, por detrás de Italia y Grecia.

Miedo al futuro

La ralentización en la venta de activos tóxicos no cuenta precisamente con el beneplácito del Banco Central Europeo (BCE). El sector bancario en el Viejo Continente llegó a acumular más de un billón de euros en préstamos fallidos en 2014 y ahora los ha rebajado casi a la mitad. Pero quedan 587.000 millones de euros (lo que supone una ratio de NPL del 3,7%) a los que todavía hay que enfrentarse y que el supervisor no quiere que se queden ahí. «A pesar de los recientes progresos, el BCE considera que es de la mayor importancia que el nivel de NPL se reduzca aún más y que se haga de manera rápida mientras las condiciones económicas sigan siendo favorables», advirtió el organismo en agosto.

La preocupación de los supervisores es que la mejoría de los balances de los bancos haga que la limpieza se reduzca y que el sector financiero encare la llegada de una nueva crisis que dispare la morosidad sin haber terminado nunca de sanear la anterior.

Sobre todo, porque «el índice promedio de morosidad en la zona del euro todavía está por encima de los niveles anteriores a la crisis y es significativamente mayor que en otras economías industrializadas importantes», asegura el BCE, en su informe sobre los riesgos a los que se enfrenta la banca en 2020, publicado este mes.

«Aunque las estrategias de reducción de NPL más recientes en general han sido muy ambiciosas, la madurez del ciclo económico en la zona del euro podría limitar el progreso de los bancos en la implementación de estas estrategias», advierte. Por eso, el BCE «alienta» a los bancos a «continuar sus esfuerzos para limpiar sus balances y aumentar su capacidad de recuperación ante posibles conmociones futuras».

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top