Campofrío esquiva los aranceles de EEUU y la crisis catalana para crecer un 3% en 2019

Empresas, EXPANSION

La segunda mayor empresa de alimentación española cerrará el año con 2.000 millones de facturación, casi la mitad en España. «Los aranceles de EEUU, el Brexit o la crisis catalana están teniendo un impacto residual en nuestro negocio», afirma Paulo Soares, su director general en el Sur de Europa. El directivo alerta de un incremento de la materia prima, que se deberá trasladar a los precios, por la crisis porcina china y sitúa a las proteínas no cárnicas como el principal vector de crecimiento de la compañía.

«Queda por delante el cuarto trimestre del año, que es clave para la venta de algunas de nuestras categorías de nuestros productos, como los curados, pero nuestra previsión es elevar un 3% la facturación en 2019″, ha asegurado Paulo Soares, director general de Campofrío en el Sur de Europa, durante su participación en el 34 Congreso Aecoc. La cifra supondría alcanzar los 2.000 millones de facturación en Europa, de los que alrededor de 900 millones corresponderían al mercado español.

El directivo afirma que «estamos en un momento de grandes retos» por incertidumbres como la guerra comercial o la situación política en España, aunque asegura que «los aranceles de EEUU, el Brexit o la crisis en Cataluña están teniendo un impacto residual en nuestro negocio».

La crisis porcina y su impacto en la materia prima

Sí está teniendo un importante impacto, aunque todavía difícil de medir, la crisis porcina en china. Esta situación amenaza con acabar con el 50% de la cabaña porcina en el país asiático, lo que está disparando sus importaciones del exterior, principalmente de Europa, debido a los aranceles impuestos a EEUU. Y dentro de Europa, el principal exportador al país asiático está siendo España.

«No creemos que por ahora pueda generar escasez de materia prima, y en cualquier caso si se produce se puede compensar con un crecimiento de la oferta de otras proteínas como el pavo, pero sí está elevando el precio de las materias primas y, en su justa medida, esto se tendrá que transmitir a los precios», indica el directivo.

De compañía cárnica a empresa de alimentación

Campofrío afirma que la transformación digital y la sostenibilidad son dos cuestiones claves para su negocio de cara al futuro, así como la tendencia de los consumidores a cuidar cada vez más su salud, lo que está disparando el consumo de proteínas no cárnicas. «Queremos ser una empresa de alimentación, no sólo de carne, que responda a las demandas del consumidor».

«La base de nuestro negocio seguirá siendo la carne, pero aspiramos a que las alternativas vegetales supongan el 10% de nuestra facturación en dos o tres años. Se trata de la categoría que más está creciendo y, de hecho, será en la que presentaremos más novedades durante el próximo año», ha añadido Soares.

Su primer paso fue entrar en la categoría de quesos y hace dos años lanzó sus productos con base de proteína vegetal bajo la marca Vegalia, con la que ya vende todo tipo de productos, desde hamburguesas a croquetas, entre otros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top