Las cuatro joyas de OHL que atraen a los hermanos Amodio

Empresas, EXPANSION

Con todas las licencias y permisos, la apertura del complejo comercial, hotelero y residencial Canalejas de Madrid está prevista para comienzos de 2020. OHL tiene el 50% de la sociedad. La empresa prevé abrir un proceso reglado de venta el año que viene.

La constructora dispone de activos que, aislados, valen el triple que la capitalización del grupo en Bolsa: Canalejas, Whitehall (Londres), Judlau (EEUU) y los pleitos con Madrid.

Los hermanos mexicanos Luis y Mauricio Amodio han puesto sus ojos en OHL en un momento en el que la compañía está realizando un esfuerzo por recuperar la senda de la rentabilidad. Hasta junio de este año, la constructora registró una sensible mejoría, con un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo de 22 millones, lo que pone de relieve el cambio en la dinámica del grupo desde la llegada del nuevo equipo gestor. Pero lo que hoy más reluce en OHL son varios activos que, por sí solos, tienen un valor latente de varios cientos de millones de euros. Se trata de dos edificios emblemáticos en Madrid y Londres, la división constructora en EEUU, el cobro por los daños en el contrato del tren fantasma entre Móstoles y Navalcarnero y créditos por cobrar a corto plazo. Los inversores mexicanos lo tienen en cuenta en la valoración del grupo, en la que llevan trabajando meses.

En la parte de negocio destaca la actividad de OHL en EEUU, una apuesta que inició su fundador en 2006 con el desembarco en Florida, primero, y en Nueva York, más tarde, con la compra en 2010 de la constructora Judlau, el buque insignia del grupo en ese país. En 2016 se hizo con la totalidad de las acciones de Judlau tras ejecutar las opciones que firmó con la familia fundadora, dirigida desde 1983 por Thomas Iovino, que ya no está en la firma.

Estados Unidos representa actualmente el 43% de la cartera de construcción de la empresa española que, hasta junio, ascendía a casi 5.000 millones de euros. El mayor contrato en ejecución de OHL es una carretera en California, que representa 500 millones de euros de trabajo por ejecutar. Varias empresas nacionales e internacionales se han interesado por la cartera de OHL en Norteamérica. Grupos como Sacyr y varias corporaciones asiáticas han analizado esa opción, pero ninguna ha fraguado.

Una vez completadas las desinversiones en el complejo mexicano Mayacoba, los dos grandes activos inmobiliarios de OHL son el complejo Canalejas de Madrid, donde conserva un 50%, y el Old War Office (Whitehall) de Londres, donde OHL dispone del 49% de la sociedad que controla la india Hinduja. Ambas participaciones tienen un valor en libros de 300 millones. La más valiosa es el edificio en Madrid, prácticamente terminado y cuyo centro comercial y el hotel Four Seasons podrían abrir sus puertas a comienzos del año que viene.

Interés de fondos

Antes de su inauguración, la compañía ha recibido muestras de interés de fondos de inversión, aunque, la dirección de OHL ha comunicado a los interesados que va a aguantar y abrir un proceso de venta reglado el año que viene. Fuentes del mercado tasan hoy la parte de OHL en unos 200 millones. El otro 50% pertenece al inversor israelí Mark Scheinberg que, a día de hoy, no ha planteado incrementar su posición en el proyecto.

En Madrid, OHL también cuida dos grandes pleitos con la Comunidad que podrían representar una millonaria entrada de caja. El más relevante para la empresa es la reclamación por resolución anticipada del contrato de construcción y explotación del tren de cercanías entre Móstoles y Navalcarnero. El coste para el Gobierno regional podría ascender a más de 300 millones de euros si el juez da la razón a la empresa por el pago de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) más los daños y perjuicios.

La balanza se ha puesto del lado de OHL. En 2017, el Gobierno regional dictó una orden que declaró resuelto el contrato por incumplimiento culpable del contratista, al que le reclamó un indemnización de 355 millones de euros y la incautación de garantías. Pero el pasado 24 de julio, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declaró nula esa orden y niega a la Comunidad de Madrid el derecho a la incautación de las garantías. En el peor de los escenarios, la indemnización a Cemonasa, la filial de OHL en concurso de acreedores, situaría a Madrid en riesgo de impago. Por esta razón, los responsables de OHL quieren recuperar el diálogo roto con el Gobierno de Isabel Ayuso para hablar de este asunto y de otro de los grandes pleitos de la región: la adjudicación anulada de las obra y explotación de la Ciudad de la Justicia en Valdebebas, proyecto ganado por una UTE de Acciona y OHL que mantiene un pleito con la Comunidad de Madrid en el Supremo.

OHL ha recibido, al menos, una oferta del fondo Davidson Kempner para comprar los derechos sobre el pleito del tren fantasma.

La otra gran reserva de caja de OHL es el crédito de 123 millones del grupo Villar Mir que el accionista se ha comprometido a devolver antes de septiembre de 2020. Ayer, la Comisión Europea autorizó la venta de Fertiberia al fondo Triton, ingresos extraordinarios que los Villar Mir podrían emplear en saldar la deuda con OHL.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top