Nissan Barcelona baja producción y mantiene las dudas sobre su futuro

Empresas, EXPANSION

Logotipo de Nissan.

La factoría española de Nissan, lejos de su pico de capacidad, recorta su volumen un 20% en 2019. Mientras, la marca japonesa presiona para que su planta de Reino Unido sea competitiva tras el Brexit.

Sigue la incertidumbre en torno al futuro de Nissan Barcelona. La planta de la marca nipona en la Ciudad Condal no atraviesa su mejor momento. Está ejecutando un expediente de regulación de empleo (ERE) para 600 personas porque la demanda de las pick up que produce -Nissan Navara, Mercedes Clase X y Renault Alaskan- se ha reducido. Su volumen de enero a septiembre estaría por debajo de las 27.000 unidades, lo que supone una caída de más del 20% respecto al mismo periodo del ejercicio pasado.

Nissan Barcelona fabrica también la furgoneta eNV200 eléctrica. Hasta septiembre, ha hecho 7.000 unidades, un 126% más. Si se suman ambas líneas, la producción continúa muy lejos de su pico de capacidad: 200.000 unidades al año.

La Alianza Renault Nissan se ha comprometido a invertir 70 millones de euros tras el ERE en una cabina de pintura nueva para la factoría de Zona Franca porque, si no, no cumpliría las exigencias medioambientales de la UE. Sin embargo, no ha garantizado la continuidad de la eNV200 ni ha adjudicado nuevos modelos para elevar la producción, por lo que las dudas sobre su futuro persisten.

Nissan presentó ayer a los medios, en su centro de diseño de Japón, cómo será su futura gama de modelos. Mientras, en Europa, Bloomberg publicó que la compañía explora vender el conjunto de sus plantas europeas, entre las que sobresale la de Sunderland y que incluye, también, Nissan Barcelona. El plan, que tendría como objetivo impulsar la expansión de los vehículos 100% eléctricos, fue desmentida por la enseña japonesa.

Sunderland es su mayor planta europea, de la que el año pasado salieron medio millón de vehículos. Fabrica el Nissan Qashqai, responsable de más de dos tercios de las ventas de la marca en Europa. Nissan tiene el foco puesto en la nueva generación del Qashqai, que está lista para entrar en producción. Se ha organizado todo el parque de proveedores y resultaría ineficiente mover su producción de Reino Unido a otra planta del grupo de Renault en Europa. Nissan Sunderland acaba de iniciar la producción de la segunda generación del Juke, hermanastro del Renault Captur, fabricado en la planta que la francesa tiene en Valladolid. Para acoger el Juke, la factoría vallisoletana tendría que incrementar su producción por encima de las 400.000 unidades, cuando el año pasado no alcanzó ni los 245.000 Captur.

Hace unos días, se especuló sobre la posibilidad de que Tata venda las marcas británicas Jaguar y Land Rover, una desinversión que el consorcio indio niega.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top