Objetivo cero emisiones con baterías e hidrógeno

Empresas, EXPANSION

Lexus LF-30.

Las marcas buscan el camino ecológico con diferentes tipos de propulsiones.

Japón afronta el año que viene el reto de acoger los XXXII Juegos Olímpicos de la era moderna. El país será un escaparate para todo el mundo y trata de exportar su buen hacer en la nueva movilidad cero emisiones y eficiente a todo el mundo. El reto es difícil, porque el país asiático está lleno de dicotomías donde sus ancestrales raícesse mezclan con la modernidad. Tal y como se ha vivido esta semana. Porun lado, la coronación del nuevo emperador Naruhito, heredero de la casa real más antigua del mundo. Un evento que se celebraba mientras en el barrio de Harajuka de Tokio se colgaban carteles para una fiesta gay que tendrá lugar en Halloween. Otro contraste: el hecho de que se pueda pagar con el móvil en un restaurante deespacio ínfimo en una calle perdida entre Shibuya y Harajaku, pero se necesite buscar un ATM (cajero automático) para sacar dinero porque sin efectivo no se puede comprar un billete de metro.

Lo mismo ocurre con la movilidad. Japón cuenta con una antigüedad del parque de 8,6 años según Jama, la asociación de constructores de automóviles nipona. La renovación del parque pasa por los vehículos eléctricos, como se ha podido ver en el Salón de Tokio. Pero no sólo de batería, sino también de hidrógeno, que se puede obtener de diversas formas y no está limitado a ciertas regiones como ocurre con otras materias primas. Este combustible es el que utiliza el Toyota Mirai, que acaba de renovarse. En el apartado de los 100% eléctricos, acaba de unirse a la partida el Mazda MX-30, el primer modelo de la compañía con esta tecnología. Un SUV urbano con más de 200 kilómetros de autonomía eléctrica. Misma propulsión que el Ariya de Nissan, un prototipo que anticipa un todocamino con 450 kilómetros de autonomía. A caballo entre el Qashqai y el X-Trail.

Pero no sólo se tiene en cuenta la eficiencia energética: también está la económica. Así lo demuestra que Honda haya presentado el Jazz híbrido -Fit en Japón-, una propuesta más asequible para el cliente: cuesta 10.000 euros menos que el Honda y es 100% eléctrico. Otro ejemplo, la tecnología ePower de Nissan, una propulsión híbrida que sólo está disponible en Japón, por la que el coche gana un 50% en eficiencia energética respecto a un gasolina.

No hay que olvidar la palabra «movilidad», una de las más pronunciadas en el salón y sobre la que Toyota imagina todo tipo de propuestas. Mostró un ultracompacto eléctrico -el BEV- para dos pasajeros, pensado sobre todo para la tercera edad y los conductores noveles. O el e-Palette, una plataforma modular que admite múltiples configuraciones: oficina, hotel, furgoneta de reparto… Y cuyas primeras diez unidades se estrenarán en los JJOO de Tokio 2020 para dar servicio de última milla en la Villa Olímpica. Así como diferentes patinetes.

Como suele ocurrir, las marcas que juegan en casa son las que más novedades han presentado en un salón pequeño en el que ni siquiera ha habido presencia de enseñas de países cercanos como China o Corea del Sur. Sí han estado presentes algunas europeas como Mercedes-Benz y Smart o Alpina, el preparador de BMW. Además de Alpine y Renault, básicamente porque el fabricante galo es dueño de dos japoneses como Nissan y Mitsubishi, que presentó, entre otros, el Mi-Tech Concept, todocamino tipo buggy híbrido enchufable, con un generador de motor de turbina de gas compacto que sustituye al motor de gasolina tradicional.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top