El Gobierno valenciano pone en la diana a la gran banca

Empresas, EXPANSION

Uno de los anuncios en una calle de Valencia.

Financia con 33.570 euros carteles que instan a dejar los «bancos armados» -en los que la Generalitat tiene el 90% de sus servicios- por los «éticos».

«¿Invierte tu banco en el negocio de la guerra?» Esa pregunta en valenciano con las imágenes de una bomba, una pistola o un fusil puede verse en varios anuncios repartidos por la ciudad de Valencia durante estos días. Unos carteles que instan a obrar en consecuencia: «Hay alternativas éticas. Infórmate en: bancaarmada.org».

La campaña publicitaria no dejaría de ser una más en la calle si no fuera por un pequeño detalle. Está avalada y financiada por la Generalitat Valenciana, cuyo logo aparece en los anuncios. ¿Y qué es lo que publicita? La web en cuestión incluye una base de datos que recoge la financiación que bancos de todo el mundo aportan a empresas vinculadas al «negocio de la guerra» (ligadas de alguna forma a las armas) y que ha sido elaborada por el Centro de Estudios por la Paz JM Delàs, con sede en Barcelona.

En dicho listado aparecen 14 entidades españolas, como Santander y BBVA, o las que tienen su sede social en la Comunidad Valenciana: CaixaBank, Bankia y Sabadell. La web plantea a los ciudadanos que, frente a estos «bancos armados» opten por bancos éticos. Entre ellos, no menciona entidades valencianas, como Caixa Ontinyent o Caixa Popular, que están fuera del listado, aunque cita redes asociativas en que participan.

Márketing y realidad

Resulta llamativo que las entidades cuya ética cuestiona la publicidad financiada por la Generalitat sean las mismas en las que el Gobierno valenciano tiene la mayoría de sus cuentas y su financiación. El Consell formado por socialistas, Compromís y Podemos mantiene un convenio marco con 11 entidades para sus servicios bancarios valorado en 28 millones de euros anuales. Seis de ellas, las que manejan el grueso financiero de la Administración valenciana, están en esta lista de «bancos armados». De hecho, un informe de la propia campaña cifra en un 90% la financiación del Consell que pasa por estas entidades.

Hasta la subvención de la campaña probablemente haya salido de alguna cuenta en esos «bancos armados». Los fondos proceden de la Conselleria de Transparencia y Participación, de una subvención concedida en 2018 a las ONG Setem y Fundaciò Noves Sendes. La campaña obtuvo 33.570 euros en una convocatoria pública destinada a «proyectos de educación para la ciudadanía global» a la que presentó el proyecto Por unas instituciones libres de Banca Armada: profundización en la sensibilización e incidencia política en la Comunidad Valenciana. El mismo argumento para criticar a los bancos puede convertise en un boomerang contra la Generalitat. En la lista de firmas armamentísticas financiadas por los bancos figura Indra, uno de los mayores contratistas tecnológicos del Gobierno valenciano, como de la mayoría de la Administración. El propio presidente valenciano, Ximo Puig, no dudó en poner a Indra como ejemplo del nuevo modelo económico valenciano al anunciar su nuevo centro en el Distrito Digital de Alicante, en la Ciudad de la Luz de la propia Generalitat. Solo en los últimos 12 meses el Consell ha adjudicado una decena de contratos a Indra por más de 14 millones.

La financiación a Thyssenkrupp también ha sido utilizada en la campaña realizada por estas ONG contra Santander y CaixaBank en sus juntas de accionistas, aunque el grupo alemán no figura en la base de datos. Una corporación que Puig también puso como ejemplo de la «reindustrialización valenciana» tras reabrir su planta cerrada en Sagunto.

La doble vara de medir con los bancos también queda en evidencia en el listado, ya que el segundo mayor financiador español incluido es el propio Estado, a través de la SEPI, -accionista de Airbus, del astillero Navantia y de la propia Indra-, y del ICO.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top