Ábalos: «La competencia ferroviaria genera 1.500 millones de inversión»

Empresas, EXPANSION

De izq. a dcha., Huberto Moreno, director general de Construcción de Acciona; Ana I. Pereda, directora de EXPANSIÓN; José Luis Ábalos, ministro de Fomento; Joaquín Mollinedo, director general de relaciones institucionales, sostenibilidad y marca de Acciona; e Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, prevé un alto interés por el proceso de presentación de ofertas que finaliza hoy: «Elevará la competitividad y bajará precios».

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, hizo ayer una defensa del modelo de liberalización del tren impulsada por España, que servirá «para elevar la competitividad del ferrocarril, generar empleo, rentabilizar las inversiones en la red y que contribuirá a reducir el precio de los billetes en un orden de magnitud del 40%».

El titular de Fomento participó ayer en el encuentro Un pacto de Estado por las infraestructuras y la movilidad, organizado por EXPANSIÓN con el patrocinio de Acciona, y destacó el respaldo del Gobierno en funciones a la ruptura del monopolio de Renfe, que «ha generado muchas expectativas». Según sus cálculos, la inversión inicial generada por los nuevos rivales de Renfe rondará los 1.500 millones de euros, sin contar los efectos multiplicadores sobre la economía gracias a los nuevos servicios y negocios que se van a desarrollar en un mercado en competencia.

Solicitudes

Las declaraciones del ministro en funciones llegaron justo el día previo a la finalización del plazo concedido por Adif para que los inversores soliciten capacidad para operar sobre los tres grandes corredores de la alta velocidad ferroviaria: Madrid-Barcelona, Madrid-Levante y Madrid-Andalucía. Una vez recibidas las solicitudes. Adif dispone hasta el próximo 15 de diciembre para analizar las propuestas y seleccionar los adjudicatarios provisionales. En principio, el modelo elegido por España, que prioriza tres grandes lotes por uso de las vías, podría dar acceso a tres operadores ferroviarios, incluido Renfe.

Entre los grupos que han manifestado mayor interés por competir con Renfe destacan Talgo, Ilsa (empresa constituida por los fundadores de Air Nostrum) y la francesa SNCF. Por su parte, Globalvia también ha manifestado la intención de participar y se desconoce si los operadores de transporte Alsa, Avanza o la alemana Arriva lideran algún proyecto en esta primera fase.

Renfe ya ha comunicado a Adif que va a pujar por el denominado paquete A, el más grande por frecuencias. La propuesta del operador incumbente supondrá incrementar la oferta ferroviaria en un 31%, desde las 79 frecuencias por día y sentido actuales, hasta las 104 a partir de 2021. La mejora convierte a Renfe en el virtual adjudicatario del paquete A.

En términos generales, Ábalos subrayó que el Gobierno cree «en la liberalización y en sus beneficios para España, los viajeros y el medioambiente». Así, además de los rendimientos económicos, el Gobierno espera que el trasvase modal al ferrocarril permita reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y, al mismo tiempo, renovar e internacionalizar el sector en España.

En particular, destacó que traerá consecuencias positivas para Adif -que «sacará partido de los más de 50.000 millones de euros acumulados de inversión en alta velocidad»- y también para Renfe, que «podrá demostrar su potencial, experiencia y competitividad». En resumen, hizo énfasis en que la liberalización ferroviaria será un ejemplo de transformación y adaptación para el mundo.

Las peticiones se han acumulado encima de la mesa de Fomento hasta el punto de que las actuaciones pendientes de ejecutar por parte de Adif sólo en infraestructura nueva ya alcanzan un valor aproximado de 12.000 millones, mientras que la cifra se dispara hasta los 21.000 millones en el caso de Adif alta velocidad. Frente a esto, el presupuesto anual para nuevas infraestructuras de Adif apenas se mueve en torno a los 2.000 millones de euros.

Actuaciones pendientes

La cuestión se extiende a las carreteras, como comentó Ábalos: «Si sumamos todas las actuaciones de obra nueva en carreteras del Estado pendientes de ejecutarse que asumimos al llegar al Ministerio, tenemos alrededor 34.000 millones de euros». Esta cantidad no incluye gastos de mantenimiento y conservación de una red que crece cada año y contrasta con el presupuesto de Fomento para nuevas carreteras en los últimos años, que ronda los 1.000 millones de euros.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top