El gas evita sobresaltos a Sánchez antes del 10-N: la luz cae al nivel más bajo en 7 años

COTIZALIA, Economia

01/11/2019 05:00

El precio mayorista de la electricidad en España está viviendo un momento dulce. El recién finalizado mes de octubre ha registrado el precio más bajo de la luz desde hace siete años. Según los datos del Operador del Mercado Ibérico de Energía Español (OMIE), el precio medio en octubre de la electricidad se quedó en los 47,17 euros por MWh. Este nivel no se veía a estas alturas del año desde 2012, cuando el precio medio de la electricidad en octubre fue de 45,7 euros/MWh.

El panorama de octubre es una continuación de septiembre, cuando se registró un mínimo de 10 años. La situación es diametralmente opuesta a la de hace un año. En octubre, el precio en el mercado mayorista fue de 65,1 euros, marcando un récord histórico al alza. Eso significa que el coste de la luz, que representa un tercio de la factura eléctrica, es casi un 30% más barato que hace 12 meses.

Efectos políticos

Este contexto más benévolo al de años anteriores también tiene su lectura política. Los altos precios de la electricidad son un motivo de tensión para el Gobierno que tiene que lidiar con ellos, que se ve obligado a dar algún tipo de respuesta. Así lo hizo el ministro de Energía con Rajoy, Álvaro Nadal, cuando se disparó el precio en enero de 2017, y también tuvo que realizar movimientos la actual ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Con los récords del pasado otoño, eliminó el impuesto del 7% a la generación eléctrica.

La actual coyuntura permite a Sánchez acudir a su examen con las urnas con este asunto fuera de foco. No obstante, sus efectos para la economía van más allá de la factura de los consumidores. Su contribución al IPC lo convierte en un factor determinante para la evolución de la inflación. De hecho, ya en septiembre, la caída de la luz provocó que el índice de precios al consumo descendiera hasta el 0,1%, el nivel más bajo en tres años.

En el mes de octubre, la bajada del mercado mayorista de luz se contrarresta con el impuesto a la generación, eliminado en 2018 pero ahora en vigor. Sin embargo, la inflación prácticamente no repunta, dado que carburantes y gas tiran a la baja. Esto tiene otros efectos. Por ejemplo, la recaudación por IVA, que se está desacelerando, entre otras cosas, porque la contención de los precios no permite que despeguen los ingresos para las arcas del Estado por este concepto.

¿Por qué baja la luz?

Los expertos apuntan directamente al precio del gas en el mercado internacional, actualmente entre un 50% y un 60% más bajo de lo habitual. Esta es la materia prima que utilizan las centrales de generación eléctrica a través de ciclos combinados.

El coste de la luz, que representa un tercio de la factura, es casi un 30% más barato que hace un año. De ahí que la factura sea más ligera

El mercado mayorista de la electricidad es un mercado marginalista, donde todas las tecnologías de generación cobran el precio que marca la última. Esta suelen ser centrales de carbón o de gas, ya que previamente la demanda se cubre con renovables y nuclear, cuyo coste de producción es más bajo. De esta manera, el bajo precio del gas está expulsando a las plantas de carbón, muy lastradas por el alto coste del CO2.

Según explican expertos del sector, la sequía que ahora mismo vive España no está siendo determinante en los precios de la luz como fue en el pasado. Su valor residía en que conseguía desplazar a las centrales más caras y marcar costes de la luz más bajos. Sin embargo, con un precio del gas mucho más bajo de lo habitual, la contribución de la hidráulica no es tan valiosa.

¿Por qué el gas está más barato?

Los bajos precios del gas a nivel internacional se están dando, según comentan los expertos consultados, gracias a la mayor oferta. Esta se ha disparado, sobre todo por la producción de ‘fracking’ en Estados Unidos, que ha pasado en poco tiempo de importar a exportar este combustible fósil. No en vano, empresas de regasificación como Reganosa están recibiendo barcos de GNL directamente de la planta de licuifacción de Corpus Christi, en Texas.

El gas barato ha provocado que las empresas se estén aprovisionando de cara al invierno. Las regasificadoras en España se encuentran prácticamente llenas.

A esta mayor oferta se suma la menor demanda. Las suaves temperaturas en el hemisferio norte también provocan que se consuma menos gas para calefacción y para producción eléctrica. No obstante, a medida que vayan bajando las temperaturas y se acerque el invierno, lo más probable es que los precios de la luz vayan al alza. De hecho, los últimos días de octubre han sido los más fríos y también cuando el precio de la luz ha sido más alto. En este sentido, entre septiembre y octubre, el mercado mayorista o ‘pool’ se ha encarecido un 12%, lo que se traduce en una subida de la factura de aproximadamente el 4,7%.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top