La EBA pide a Bruselas cambios regulatorios para facilitar la venta de activos tóxicos de la banca

Empresas, EXPANSION

José Manuel Campa, presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés).

El supervisor detecta trabas para las operaciones de titulización. La institución alerta del parón en el saneamiento de los balances bancarios.

Los bancos han pisado el freno, pero los reguladores europeos creen que es demasiado pronto para pensar que el problema ha quedado atrás. La venta de los activos tóxicos que la banca acumuló durante la crisis debe seguir, aunque eso signifique cambiar varias regulaciones que entorpecen el camino. La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) no tiene dudas de cuáles son las dos normativas que están frenando el desagüe y ha decidido llamar a la puerta de Bruselas para que se modifiquen.

«Una rápida reducción» de los niveles de activos improductivos varados en los balances de los bancos es «clave para fortalecer la estabilidad financiera y restaurar el flujo del crédito hacia la economía real», apremia la EBA. Pero la realidad es que «el ritmo de reducción de estos activos ha sido relativamente lento durante los últimos años debido a varias restricciones estructurales del mercado», añade.

La razón es que no todas las vías de desagüe funcionan igual y una de las más importantes está atascada. Se trata del saneamiento por la vía de la titulización, que permite empaquetar los préstamos y activos dañados en un vehículo que se vende por tramos de riesgo a uno o varios inversores. La EBA ha identificado dos culpables de este bloqueo: la regulación sobre requerimientos de capital y la normativa de titulizaciones. Así que ha enviado un escrito a la Comisión Europea para que las modifique.

«La EBA considera que los problemas regulatorios que afectan a las titulizaciones de activos improductivos deben abordarse con prontitud de manera sólida y prudente a fin de facilitar la limpieza de la deuda incobrable del balance bancario de todo el sistema», dice el documento redactado por el supervisor que encabeza José Manuel Campa.

Ventajas

Las titulizaciones son más complejas que las ventas bilaterales de carteras de activos dañados, pero deben ser una parte fundamental del proceso de saneamiento porque aportan ventajas que otras opciones no tienen, según el análisis de la EBA. La primera es que la estructura de venta por tramos según el grado de impago y la perspectiva de recuperación del crédito permite atraer perfiles de inversores con apetitos distintos por el riesgo y que buscan retornos diferentes. La segunda, que eso hace posibles operaciones de desinversión más grandes y diversifica la base de compradores.

Ésa es la teoría. Luego llega la práctica y los hechos dicen que en 2018, el año en el que el volumen de titulizaciones de activos tóxicos fue el más alto de la historia, la proporción sobre el total superó por poco el 10%. Además, solo un país contribuyó a ello: Italia, y fue porque el Gobierno garantiza las transacciones.

Los requerimientos de capital que se exigen por tener titulizaciones son uno de los mayores obstáculos de este sistema, apuntan los expertos de la EBA, que señalan que son muy superiores a los que se piden por otros activos parecidos. Por el lado del vendedor, la retención de riesgo que se le exige también está funcionando como un freno para las operaciones y eso es competencia de la regulación sobre las titulizaciones.

Estas restricciones afectan solo a esta forma de desagüe y provocan «costes más altos, deprimen el precio de los activos, aumentan las pérdidas de las entidades y hacen de la titulización una herramienta de financiación poco atractiva para los bancos que quieren reducir su cartera de activos tóxicos», advierte la EBA. Y esa situación, cuando todavía quedan 587.000 millones de euros en activos dañados en los balances de los bancos de la zona euro, se convierte en un problema.

La recomendación es clara. El supervisor bancario emplaza a la Comisión Europea «a considerar una serie de enmiendas específicas a la regulación de requerimientos de capital y al reglamento de titulizaciones para eliminar las limitaciones». Por si acaso, la EBA no ha apelado solo a Bruselas. El mismo texto ha sido enviado al Parlamento Europeo para que los legisladores lo tengan en cuenta también.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top