Unicaja y Liberbank estudian qué hacer con sus excesos de capital

Empresas, EXPANSION

Las dos antiguas cajas superan el 13% en sus ratios de solvencia. El banco asturiano mantiene el objetivo de reducción de su ladrillo para este año.

Tanto Unicaja como Liberbank han destacado esta semana por presentar unas ratios de capital de máxima calidad (CET1 fully loaded) por encima del 13%. Las dos antiguas cajas han evidenciado, durante sus respectivas presentaciones de resultados correspondientes al tercer trimestre, que lucen los niveles relativos de solvencia regulatoria más altos entre las entidades bancarias españolas que cotizan en Bolsa.

Estas posiciones más holgadas en cuanto al capital regulatorio agradan al Banco Central Europeo (BCE), que lleva meses presionando al sector bancario español para que refuerce sus ratios y abandone las posiciones de cola dentro del ámbito de la zona euro. Tanta es la obsesión del BCE por la solvencia, que durante las conversaciones para su fusión presionó a Unicaja y Liberbank para que reforzaran sus niveles mediante una ampliación de capital. Los analistas, sin embargo, parecen obviar las potenciales ventajas de esta mayor fortaleza relativa y han reclamado concretar los planes de ambas entidades de cara a optimizar el uso de estos colchones adicionales.

Unicaja es el banco español con una ratio de capital regulatorio más holgada de entre las entidades cotizadas: finalizó septiembre con un 13,8% CET1 fully loaded, lo que supone elevar la ratio seis décimas en el trimestre. Los responsables de la entidad malagueña anunciaron además que hay otros 26 puntos básicos de capital adicional por ventas de activos improductivos ya efectuadas pero no contabilizadas, así como una previsible elevación de alrededor de 20 puntos básicos en la solvencia por la revalorización contable de su participación en Caser.

La entidad presidida por Manuel Azuaga presumió de un exceso de capital de 1.563 millones de euros respecto a sus requerimientos regulatorios (fijados por el BCE en un 8,75% CET1 fully loaded). El sector, no obstante, ha fijado un estándar según el cual la ratio de solvencia prudente no puede bajar de un 12%, por lo que en realidad los recursos propios que efectivamente estarían disponibles serían bastantes menos.

Preguntados por los analistas respecto a los planes que tiene Unicaja para su exceso de capital, los responsables del banco andaluz aseguraron estar muy «cómodos» con la actual situación, si bien avanzaron su intención de retribuir de alguna manera a los inversores en un futuro próximo. «Una parte de este capital se utilizará de una forma o de otra para premiar a los accionistas», anticipó Pablo González, director general financiero de la entidad.

Liberbank deja atrás el objetivo del 12%

En el caso de Liberbank, el banco dirigido por Manuel Menéndez finalizó el pasado trimestre con una ratio de capital de máxima calidad del 13,02%, mejorando en 22 puntos básicos respecto al trimestre anterior y superando por primera vez la frontera del 13%.

La cúpula de la entidad asturiana reconoció también no haber tomado ninguna decisión aún respecto a su capital y ha abierto una reflexión sobre cuál es el nuevo nivel adecuado de solvencia en el entorno europeo. «Es cierto que hace un par de años se fijó un objetivo del 12%, pero también es cierto que las ratios se han elevado en Europa. Lo que sí sabemos es que nuestro 13% compara bien en la banca española», subrayó Jesús Ruano, director financiero de Liberbank.

Ruano, además, desveló que el banco valorará potenciales devoluciones de capital más allá de los habituales dividendos. «Nuestra intención es ir mejorando la remuneración no solo con el dividendo en efectivo». También estudiará otras opciones con las que destinar los recursos adicionales a mejorar la rentabilidad de la entidad, tales como reducciones de costes o nuevos proyectos de inversión.

Más desinversión en el ladrillo

Tanto Liberbank como Unicaja coincidieron también en sus planes para ir más allá en la reducción de su legado inmobiliario. El banco asturiano anticipó que prevé cumplir con su objetivo de situar su actual 3,9% de porcentaje de activos improductivos (NPA, por sus siglas en inglés) por debajo del 3% para cuando finalice el año.

La entidad dirigida por Manuel Menéndez cuenta con varios elementos para alcanzar este objetivo de saneamiento de su balance. El principal es incrementar las ventas de inmuebles a través de la red de oficinas en el cuarto trimestre, ya que la última parte del año históricamente ha sido más propicia para estas operaciones.

En el caso de Unicaja, la reducción de NPA ha ascendido a más de 1.378 millones en los últimos doce meses, según datos de la entidad. Este desagüe de activos ha permitido a la entidad malagueña reducir su ratio por debajo del 2,5%, alcanzando con creces el objetivo fijado para 2020 en el actual plan estratégico (se preveía una bajada de los NPA hasta el 3,5%).

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top