Uniqlo desata la ira en Corea del Sur por un anuncio en la TV

Empresas, EXPANSION

Uniqlo tiene una red de 188 puntos de venta en Corea del Sur.

La alusión a la guerra que enfrentó al país con Japón corre el riesgo de agravar la tensión bilateral, que ya está lastrando al rival de Zara.

Uniqlo ha retirado un anuncio de televisión en Corea del Sur ante las críticas sufridas por evocar amargos recuerdos de la guerra que amenazan con acrecentar el boicot a su ropa. La marca japonesa de ropa informal, propiedad de Fast Retailing, tomó la decisión a raíz de las afirmaciones de los consumidores surcoreanos de que una conversación dentro de un anuncio, en la que participaba un icono de la moda de 97 años, se burlaba de las víctimas surcoreanas sometidas a esclavitud sexual y a trabajos forzados durante la guerra.

Fast Retailing también ha registrado una fuerte caída en sus ventas desde el mes de julio como consecuencia de las crecientes tensiones bilaterales. Este mes, el consejero delegado de Uniqlo, Takeshi Okazaki, declaró que la compañía preveía que las «condiciones de gran dureza» continuasen a lo largo de este año fiscal.

El polémico anuncio, que empezó a emitirse en la televisión coreana hace dos semanas, corre el riesgo de incendiar los ánimos contra Japón en Corea del Sur. En él, Kheris Rogers, una diseñadora de moda de 13 años, pregunta a Iris Apfel por su forma de vestir cuando tenía su edad. Apfel responde: «Hace tanto tiempo que no me acuerdo». Pero su respuesta se tradujo de forma distinta en coreano, diciendo: «Oh, cielos, ¿cómo voy a recordar lo que ocurrió hace más de 80 años?» La referencia específica a los 80 años provocó una reacción de enfado entre algunos surcoreanos, que recuerdan 1939 con resentimiento como la última parte de la brutal ocupación japonesa del país entre 1910 y 1945.

El anuncio se volvió viral en Corea del Sur, dando pie a protestas en Internet que pedían que la compañía se disculpase e instaban a boicotear la ropa de Uniqlo. Un grupo de estudiantes universitarios convocó una concentración delante de una tienda de Uniqlo en el centro de Seúl hace unos días. «El anuncio pretende borrar nuestros recuerdos más amargos del pasado pese a las evidencias de los trabajos forzados y la esclavitud sexual», denunció el estudiante Bang Seulkichan.

El espacio publicitario se coló incluso en una sesión del Parlamento, en la que el ministro de Pequeñas y Medianas Empresas y Start Up lo describió como «algo que nos enfada de verdad». También apareció una parodia protagonizada por Yang Geum-deok, una víctima de 89 años forzada a trabajar en una planta de acero japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. La mujer sostenía una pancarta en japonés que rezaba «no olvido». En el vídeo, Yang decía: «No puedo olvidar el horrendo dolor».

Fast Retailing anunció que había retirado el anuncio de Uniqlo tras «conocer que este vídeo en concreto había provocado preocupación entre los clientes coreanos». Uniqlo Korea añadió que el espacio comercial formaba parte de la campaña por el 25 aniversario de su fundación y que no tenía motivación política alguna.

Aunque Fast Retailing, que opera 188 tiendas de Uniqlo en Corea del Sur, no publica sus datos de ventas desglosados, Goldman Sachs calcula que genera alrededor del 6% de sus ingresos en este país. Hasta ahora, gran parte de la caída en Corea del Sur se ha visto compensada por las sólidas ventas en China y otras partes de Asia. En julio, Fast Retailing publicó una disculpa en su web surcoreana tras afirmar Okazaki en una presentación de resultados que «creía» que el impacto del boicot a los productos japoneses no duraría mucho. Posteriormente, la sustituyó por «esperaba» ante las críticas recibidas en Corea del Sur.

Leave a Reply

Sé el primero en comentar...

Notificación
avatar
wpDiscuz

Back to Top